El experto charla sobre su perspectiva sobre los mercados y cree que hay que esperar para invertir a que Wall Street corrija algo más, ya que cree que hay una burbuja. Además, explica el contenido sobre la masterclass que se celebrará en la bolsa de Madrid el próximo día 14 de marzo sobre inversión en small caps.

¿Le parece que los mercados están atractivos tras la corrección?

Lo que ha ocurrido en el mes de enero viene todo de Estados Unidos. Ha sido la bolsa americana la que ha empezado la caída. Ha sido una caída severa que ha arrastrado al resto de los mercados.

Las valoraciones europeas, españolas y emergentes, son muy atractivas y justifican comprar y, además, en un entorno de crecimiento económico y los actores de esas áreas económicas están positivos, con ganas de consumir, de invertir, de crear negocios. La pregunta es si el mercado americano está o no en una burbuja y ha recortado lo suficiente como para que no sea un riesgo en las bolsas mundiales. Pensamos que hay una burbuja en toda regla en la bolsa americana con valoraciones altas en prácticamente todos los ratios. Hay una entrada masiva de inversores minoristas, niveles de apalancamiento nunca vistos y todo eso nos hace pensar que las correcciones que hemos visto seguramente son el inicio de algunas fases adicionales que vengan con nuevas correcciones.

Hay que esperar y tener un poco de paciencia para ver que la burbuja del mercado americano se desinfle aún más.

Esta semana se  cumple el noveno aniversario del bull market de EEUU. ¿Le queda recorrido?

A lo que no le queda mucho recorrido es a la economía americana. Durante muchos años ha sido capaz de recuperarse de un shock tremendo con estímulos de todo tipo. Fue capaz de ponerse en marcha y recuperar empleo, productividad, crecimiento económico, beneficios…. Todo con muchos matices que la hacen ser no tan extraordinaria, pero fabulosa comparada con la de la zona euro.

El crecimiento económico y los beneficios ha venido facilitado por esos estímulos que no se podrán repetir en el futuro porque no es fácil meterle 30 puntos más déficit a la economía americana, ni inyectar 4 billones de dólares desde el banco central ni bajar los impuestos a cero. Una parte importante del crecimiento se ha debido al consumo y en una parte sustancial financiada por deuda. Empezamos a ver que esa deuda comienza a tener tasa de impagados, de subprime que nos recuerda a aquellas subprime del año 2006. Los bancos están empezando a cerrar el grifo al crédito porque sienten que hay un determinado nivel de impagados y, por tanto, la economía americana está creciendo repleta de expectativas por el último gran cañonazo del presidente americano, las infraestructuras. Una gran inversión que moverá mucho dinero. Aquí en España lo entenderíamos muy bien, estamos hablando como el del 92 cuando celebramos la Expo y los JJOO, se generó mucho movimiento e inversión y aunque el resto del mundo estaba viviendo una recesión, nosotros lo retrasamos un año más. La que vino al año siguiente en España fue muy gorda. Nos caimos a plomo. Eso ha generado que las bolsas en EEUU hayan subido mucho y hayan entrado en esta fase de efervescencia. Mucho dinero ha entrado con crédito y por eso es un mercado que tiene todas las de la ley para haber encontrado sus topes. No tiene por qué haber un crash ni una bajada espectacular, pero da la sensación de que lo que hemos visto es el inicio de una fase correctora y el gas que ha perdido esa olla a presión que es la bolsa norteamericana parece insuficiente.

En una economía como la estadounidense, sobrecalentada como dice, ¿cómo va a sentar la subida de tipos?

Una parte de esa subida de tipos es, digamos, razonable porque una economía que sube al 2,5%, que tiene una tasa de desempleo del 4%, unas tasas de inversión, ahorro y consumo, adecuadas acepta unos tipos de interés a los niveles que los tenemos ahora: 1,5-2,5%. Si tenemos unos niveles de inflación de un 2% es muy razonable que los tipos estén por ahí. Esa primera parte la subida los mercados la van a aceptar razonablemente. Lo que era un regalo eran los costes cero. En gran parte, cuando una empresa tiene 50.000 millones de deuda y paga el 2% hay, a lo mejor, unos 1.500-2.000 millones de euros regalados que van directamente a la cuenta de resultados. Esa parte primera no va a afectar sustancialmente a los mercados de capitales.

Hay gente que piensa que las últimas subidas de los tipos de los bonos son los que han causado la caída en la bolsa. Yo diría que la caída la ha producido que ha habido un estrés importante tras unas subidas aceleradas en la bolsa americana que en un momento determinado generaron cierta inquietud en los inversores y decidieron salirse.

¿Va a ser Jerome Powell (presidente de la FED) el que se lleve la peor tarea de estas políticas no convencionales?

La verdad es que aquí todos han tenido que lidiar con situaciones excepcionales, desde la propia explosión de la burbuja, la implantación de todas esas políticas, su mantenimiento, la retirada pausada. El actual presidente tendrá que acompasar una economía que parece que podría perder parte de su brío y tendrá que modular su mensaje a los mercados de capitales, a los bancos centrales, acorde a la situación y si hay una situación el mensaje tendrá que cambiar a un “aquí hemos llegado, de momento paramos.” La economía podría desacelerarse, pero no creo que podrían volver a imprimir dinero, sino  más bien, parar los tipos y si hay una caída fuerte hacer una bajada de tipos de interés. Es un reto, aunque mucho más facilona de lo que pudo ser en 2007, 2008 y 2009.

¿Cuál es su visión sobre el mercado español?

El mercado español es un mercado repleto de oportunidades, de buenas compañías. Pero, sobre todo, porque hay buenas dinámicas de crecimiento. En los últimos años en españa hemos pasado de consumidores que estaban asustados y ahora vemos que han perdido el miedo y el que puede permitírselo ya consume.

Con los inversores pasa exactamente lo mismo, los empresarios. Están lanzados a dinamizar sus negocios. Esas dinámicas cuando se ponen en marcha lleva mucho tiempo darles la vuelta, con lo que podemos pensar en crecimiento económico durante muchos años. Las bolsas españolas y europeas deberían recogerlo una vez que la bolsa americana disipe el riesgo de burbuja que genera demasiados reparos a muchos para invertir en renta variable. Lo hemos visto, cuando en los primeros días de febrero la bolsa cayó, lo que tuvimos fueron pérdidas demoledoras en la bolsa europea, en la bolsa alemana, en el Stoxx, en los emergentes. Todos los mercados replicaban cada días sus caídas. El mercado que manda es el americano. Hay burbuja y posiblemente si esa burbuja se sigue desinflando nos va a afectar.

El próximo 14 de marzo celebran en Madrid junto a Quareo Capital una Masterclass, “Small Companies, Great Performance”. ¿Nos cuenta de qué se va a hablar?

Vamos a traer a unos de los mejores gestores de empresas europeas pequeñas. Es un experto, un grandísimo gestor, con una rentabilidad acumulada en los últimos diez años espectacular en la gestora Quaero Capital que, además, tiene tradición de small, micro y midcaps y que tiene tradición value. Es una mezcla muy atractiva. Europa, pequeñas compañías y compañías value.  No se invierte en compañías en las que el proyecto no cumpla todos los requisitios de una inversión value. Marc Saint John es un gestor formidable y lo vamos a atacar y le vamos a preguntar todos los detalles sobre cómo selecciona las compañías, qué criterios usa, los ratios, que niveles marcan compra, venta.. dónde están las oportunidades. Les vamos a preguntar por los negocios en los que muchas empresas están creciendo fuertemente… Es una gran oportunidad para conocer cómo identifica oportunidades de inversión y cómo las gestiona un gestor que tiene un histórico no solo los 10 años con su fondo Quaero European Smaller Companies, sino con otros fondos anteriores.  

¿Qué hay que hacer para asistir aquí, en la Bolsa de Madrid?

Es muy importante, la bolsa de Madrid exige registro previo y presentación del DNI, que no se nos olvide en casa. En Estrategias de Inversión hay un apartado de cursos de formación, ahí está la posibilidad de leer el temario y registrarse. Si alguna persona quiere entrar en la web de Ursus 3 Capital, también puede registrarse desde ahí. ES importante registrarse previamente porque la bolsa de Madrid nos exige que los que vayan a venir antes hayan dicho “a lo mejor voy”. En cualquier caso mandaremos a todas las personas que se registren un correo electrónico con la presentación y con un texto en el que contaremos lo que hemos sido capaces de arrancar a este magnífico gestor.

¿En qué compañías pequeñas ve usted valor?

Nosotros en algunos de los vehículos que gestionamos gestionan renta variable y tienen inversiones en compañías españolas pequeñas y no tan pequeñas. Por ejemplo, DÍA es una de las apuestas que tenemos porque es, además, una de las apuestas que tienen varios gestores con mucho talento, con muy buen historial de rentabilidad y cuando tienes una idea y la tienen otros dos de gran talla, te sientes mucho más seguro.

Liberbank es otra apuesta a un banco que el mercado mira con mucho miedo y suspicacia por si su capital es insuficiente. Creemos que tras la última ampliación y la última venta de activos su balance está equilibrado y que es un candidato a ser un banco con una rentabilidad adecuada que el mercado premio y, por qué no, un banco que se integre en algún proceso de fusiones que parece que de vez en cuando el BCE insiste en ello. Es otra de las apuestas de una empresa pequeña española

Algunas compañías pequeñas dan algún susto de vez en cuanto. ¿Qué recomienda a los inversores?

Yo voy a recomendar siempre acudir a un profesional. En el mercado hay muchos fondos que invierten en small caps y algunos de ellos tienen un historial extraordinario, o premios que avalan que los gestores son buenos seleccionadores de compañías y que han hecho buenos resultados en la bolsa. Por ahí se puede empezar y, de hecho, ese podría ser el final. Viendo las apuestas que hacen grandes gestores y que mantienen en cartera nosotros tenemos las primeras pistas.

Seleccionar inversiones requiere conocer la compañía, conocer el entorno, el sector, el regulador, los flujos de capitales. Todo ello es mucha información que no siempre es fácil de conseguir y alguna de esa información es subjetiva. Por eso está muy bien que juntemos la información, que tengamos nuestro propio criterio y vigilemos a los que disponen de recursos (departamento de análisis) para visitar a la compañía, hablar con los directivos, competencia… conocer el entorno. Esa es la información necesaria para hacer una buena inversión.