Estamos inmersos en plena temporada de resultados empresariales, tanto en EEUU como en Europa y España.  Aquí esta semana hemos conocido cifras de algunos de los grandes bancos y Telefónica. Y en Wall Street publicarán datos las grandes tecnológicas después de los bancos…  ¿Cómo estáis viendo esta temporada de resultados empresariales y, sobre todo, las previsiones que están dando las compañías? 

Probablemente tendremos nuevos confinamientos y eso impactará de forma negativa a las compañías del sector servicios y el sector bancario. España ha reducido un 79% su beneficio e incluso compañías más defensivas como REE han visto cómo su beneficio se reduce un 4,2%. En este sentido, EEUU mejor que Europa y que España, sobre todo por los estímulos que llegarán en Estados Unidos tras las elecciones, especialmente si gana Biden. En el caso de España, estamos a la espera del paquete de ayudas de la UE y vemos que en cierta manera las medidas que se están tomando no favorecen mucho a la economía y al crecimiento. De aquí en adelante, los resultados y beneficios de EEUU se recuperarán antes que en Europa y sobre todo en España.  

Con las noticias que estamos conociendo sobre la nueva crisis sanitaria que está provocando nuevos confinamientos perimetrales y restricciones de la movilidad hemos visto como el euro cayó con fuerza ¿Cree que se puede plantear alguna estrategia? ¿Quizás por el lado del dólar que vuelve a ser activo refugio? 

Estamos viendo una recuperación del dólar y, cuándo hay dudas respecto a qué puede ocurrir en la pandemia, el dólar actúa como activo refugio más allá de los activos tradicionales, como el oro.  Volvemos a tener un segunda oleada de la pandemia y, a pesar de que se puedan aprobar más estímulos en EEUU, hoy tenemos reunión del BCE en la que veremos si nos sorprende de forma positiva con nuevas compras que, si no es ahora, llegarán en diciembre.  Este es un factor más que puede penalizar al euro. 

Tal como se aprecia en el gráfico de la cesta del dólar frente a seis divisas el dólar tuvo una caída pero después superó al alza la directriz bajista.  La divisa encuentra resistencia en la media de 200 períodos y, en caso de superarla en 93,91 encontraría resistencia en la media de largo plazo, que sigue siendo descendente, en 94,79.  A corto plazo puede tener una mayor  revalorización. 

El euro se está depreciando frente al dólar y se pierde una especie de canal por la parte inferior, está perdiendo la media de 30 sesiones, aumenta la presión en la divisa europea y, por tanto, si esto es una pérdida leve de la directriz que une los mínimos crecientes anteriores del canal alcista generado, podría haber una corrección adicional hacia la zona de la media, en los 1,1577 dólares. 

Webinarios gratuitos para invertir
El departamento de análisis de Estrategias de Inversión realiza una serie de webinarios gratuitos para conocer las Acciones Españolas, Europeas y de EEUU que más nos gustan, así como un webinario sobre Indicadores técnicos.

Si miramos otros activos, el oro ha perdido los 1.900 dólares mientras que el petróleo sigue desplomado. Ayer tanto el barril de crudo Brent como el WTI llegaron a caer más del 3%. ¿Cuáles son sus previsiones?  

En el caso del oro  hay que tener en cuenta que justo en marzo, cuando tuvimos las fuertes caídas de la renta variable, la correlación inversa del oro con respecto a las bolsas se eliminó totalmente. Todo el mundo vendió todo tipo de activos y ahora lo que hemos visto es corrección desde los máximos en 2070 dólares  A corto plazo, esa correlación inversa con el dólar está pesando sobre el oro, que debería verse perjudicado con la subida del dólar. En 1887-1849 dólares está el soporte y mientras no los pierda la tendencia seguirá siendo alcista en el metal.  Si se para en la zona de la media y finalmente termina de romper los 1934 ahí podríamos volver a ser más positivos con el oro y pensar que a largo plazo es un activo que está en tendencia alcista.  A partir de ahí se podrían plantear largos. 

En cuanto al Brent estamos viendo que el coronavirus está claramente afectando a las perspectivas de demanda de las materias primas. Vemos pérdida de soportes y se espera aumento de producción, el combinado perfecto para que el petróleo siga viéndose presionado. Lo único que podría calmar los ánimos es el  huracán que se acerca la costa de Louisiana (EEUU) que paralice parte de la producción. Pero tampoco es muy relevante.  El petróleo tiene soporte en 37.15 dólares y si lo lo pierde lo único que podríamos hacer es marcar niveles de Fibonacci y ver dónde están los siguiente: en el 38.2% están los 36.06; en el 50% están los 32.80 y el más importante, la zona de 61,8% 6.8 en 29.54 dólares por barril. 

 Con el escenario que tenemos actualmente en nuestro país, y dentro de la búsqueda de oportunidades que intentamos llevar a cabo, ¿nos podrías plantear una estrategia con CFDs sobre algún activo o mercado que veáis atractivo en este momento? 

La presión del Ibex 35, viendo que está en tendencia bajista, si quisiéramos buscar algún valor que pueda verse presionado a corto plazo  puede ser Grifols. Está mostrando un aspecto técnico de distribución importante tras haberse impulsado hacia la zona de la media, no fue capaz de superar la resistencia previa a la media y desde ahí hizo un movimiento negativo. Podría ser para cortos con stops por encima de 25.37-27.58 esperando a ver si vuelve a la zona de mínimos en 21.70 euros. 

Más abajo tiene soportes en 20.78 euros. A corto plazo, a pesar de estar en un sector más defensivo, podría verse presionado y por tanto lo más probable es que siga registrando caídas. 

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí