Ramón Bermejo Climent, economista por la universidad Complutense de Madrid, actualmente profesor de Fundamentos de Finanzas en ICADE y analista independiente, nos acerca su visión sobre la economía actual.  

 

¿Cuáles son sus perspectivas para el tipo de cambio euro-dólar tanto desde el punto de vista macroeconómico como técnico para los próximos 6 meses?

Vamos a empezar a comentar que ayer fue la última reunión del Banco central Europeo, el día 7 de septiembre va a ser la próxima reunión y esperamos que ese día o en fechas posteriores cambie el sesgo que tiene actualmente en lo que se refiere al Quantitative Easing y se produzca un mensaje de reducción Quantitative Easing y eso suponga un nuevo impulso para el tipo de cambio para el eurodólar. El cual se encuentra, como podemos ver en este gráfico, testando niveles críticos.

Por ejemplo tenemos como consecuencia de la rueda de prensa de Mario Draghi, vulneraba el nivel de resistencia 1,16-16 y el siguiente nivel crítico es el nivel 1,17-14. Lo consideramos crítico porque si observamos la figura que está planteando la serie histórica diaria, vemos que ha tardado dos años en dibujar un potencial patrón, que es una pauta de comportamiento reconocible e identificable dentro de análisis técnico. Vemos como ha dibujado esta potencial figura que comenzaría a validarse a partir de la rotura del nivel 1,17-14, mediante dos cierres diarias consecutivos y crecientes. A partir de ese momento es altamente probable que el mercado continúe subiendo en los próximos meses hacia niveles de 1,29-74 que es el objetivo teórico mínimo de dicha figura.

Adicionalmente, esta es la serie histórica diaria, hay otras pistas también basadas en análisis técnico que hay que considerar. Por ejemplo esta es la serie histórica mensual del tipo de cambio euro-dólar, vemos que hay ciclos de 15 años que vuelven a repetirse. Luego hay otros ciclos de grado inferior de entorno a los 7 años y medio, 8 años. Por lo tanto si la historia se repite es muy probable que este sea un punto de inflexión para el mercado y sea un punto de giro para continuar en este movimiento alcista que el objetivo teórico mínimo es 1,29-74.

Como ya comentamos en el mes de Mayo, había otro hecho crucial, que esto solamente se podía observar desde el punto de vista técnico, y es que en la zona del segundo mínimos, podíamos observar una figura del inverse head & shoulders pattern, una figura de hombro, cabeza, hombro, invertido, que ha tardado varios meses en formarse.

Por lo tanto vemos que existe un elevado riesgo, teniendo en cuenta el mensaje que el BCE ha intentado minorar con algunos comunicados desde la comparecencia de Draghi en Sintra en Portugal, como ya hemos comentado en varios artículos, creemos desde el mes de mayo que la tendencia del Euro-Dólar, es una tendencia alcista y que existe un elevado riesgo que podamos alcanzar. Ese objetivo teórico mínimo al menos de 1,29-74 en los próximos meses.  

Aparte del anuncio de una posible reducción del QE por parte del BCE en la reunión del 7 de septiembre, ¿cree que puede haber algún otro factor adicional que llegue a generar tensiones inflacionistas y que pueda acelerar el tappering? Como puede ser un incremento muy rápido e inesperado de los precios del petróleo.

Efectivamente, si observamos el contrato de futuros sobre el crudo dulce ligero (light sweet crude oil futures contract) que es el contrato de futuros más líquido que hay sobre el precio de petróleo, que cotiza en el NYMEX (New York Mercantile Exchange), observamos que en los últimos dos años y medio, también basado en análisis técnicos, observamos que hay potenciales figuras y también pautas de comportamientos reconocibles e identificables de hombro-cabeza-hombro invertido y podemos observar incluso hasta tres. Vemos una de grado inferior, otra de grado superior, y en la zona de la cabeza otra de grado inferior.

En base a esta figura de comportamiento, reconocible e identificable, observamos que en los próximos meses hay un elevado riesgo que el mercado pueda superar niveles de 55 y alcanzar niveles de 86 en los próximos meses, por un detonante que a priori desconocemos. Es un escenario que desde luego teniendo en cuenta el tiempo empleado en la formación de este patrón, no sería igual observar una figura de hombro-cabeza-hombro que ha tardado 15 o un mes en formarse, vemos un patrón que como vemos en el gráfico lleva dos años para formarse. Adicional en el gráfico se observa la claridad el estrecho nexo causal entre el precio del petróleo y la inflación de la eurozona.

Por tanto, observando la evolución del gráfico anterior cabe esperar que de verse validado este escenario alcista para el light sweet crude hacia el objetivo mínimo de 86,83 USD/barril, esto pueda llegar a generar tensiones inflacionistas que favorezcan nuevas apreciaciones del tipo de cambio eurodólar que deberían llevar a vulnerar el nivel crítico de 1,1714 lo que abriría un escenario alcista hacia el objetivo teórico planteado de 1,2974, alimentado por las expectativas de una retirada paulatina de las medidas no convencionales de política monetaria (QE) por parte del BCE ante un futuro incremento de la inflación interanual de la eurozona generado por este potencial riesgo alcista que estamos señalando para el precio del petróleo.

¿Qué previsiones macro maneja usted para la economía española?

Nos ceñimos a dos indicadores. Fáciles de seguir que son La tasa de morosidad bancaria, que vemos como se ha reducido desde el 2013 desde niveles del 13% hasta niveles de 8,74%, y adicionalmente vemos una lógica correlación entre la tasa de morosidad y la de desempleo, que también se ha reducido desde niveles del 2013, del 26% hasta niveles del 17,7. Son buenas noticias, igual que ocurriera a partir de la crisis de los 90 en España, vemos como estas dos variables se redujeron progresivamente hasta mediados del 2007, de forma paralela a lo que ocurría también en Estados Unidos, con las ejecuciones hipotecarias. Son dos indicadores que se puede corregir, existe una clara correlación positiva entre ellas, ya que es obvio, y vemos como además desde el punto de vista técnico, estas dos variables, junto con la potencial formación que presenta el Ibex 35 en la serie mensual que es una figura de  hombro-cabeza-hombro hace que el escenario para el Ibex 35 para la renta variable española sea muy positivo para los próximos meses y años.  

¿Qué perspectivas tiene para la renta variable española y concretamente para el IBEX 35?

En el Ibex 35 vemos comportamientos cíclicos de 10 años, por ejemplo desde los mínimos de 1992 hasta el 2002, desde ahí al 2012, vemos efectivamente que hay ciclos de 10 años. Si la historia se repite y este comportamiento cíclico también, vemos que el próximo mínimo del mercado se produciría en el 2022. Teniendo en cuenta estos dos elementos y el tamaño de esta figura hombro-cabeza-hombro que ha tardado varios años en formarse y además presenta una de grado inferior en la zona de la cabeza, y recordemos que el germen del final de esta tendencia bajista fueron las palabras de Mario Draghi el 26 de julio del 2012, en una conferencia para los inversores en Londres, cuando pronunció las palabras del What the bristh date?, y fue cuando empezó a reducirse la prima de riesgo de España frente a Alemania, el exprés del 10 años, y también fue el punto de inflexión de la bolsa. Por lo tanto en base a estos elementos macroeconómicos que hemos amplificado en esos dos indicadores (tasa de desempleo y tasa de morosidad que está íntimamente ligados, creemos que existe un elevado riesgo, que en los próximos meses persista la tendencia alcista observada en el Ibex 35, y en los próximos años podamos incluso, teniendo en cuenta el objetivo teórico mínimo que nos permite estimar esta figura y subir un 127% adicional, ya que eso supondría ver al Ibex 35 en niveles de 124.000 puntos.