El resultado electoral en Estados Unidos es el que más se acerca a las previsiones y es el que menos impacto real tiene sobre las cotizaciones.
El mercado esperaba que ganase Obama, que la cámara de representantes estuviera en manos de los republicanos y que el senado fuera demócrata, y así ha sido. La sorpresa ha llegado de que la victoria de Obama ha sido con un margen superior al esperado, no sólo ha ganado por los votos de cada estado sino que en la suma total de votos ha estado por delante y eso se valora positivamente.

Desde Interdin opinábamos que para los interese en medio-largo plazo de Estados Unidos era preferible una victoria de Obama.

La clave desde luego ahora mismo para la política de Estados Unidos es qué se hará con el precipicio fiscal. Toda la atención de los mercados estará centrada en ver cómo se limita o anula el impacto de ese precipicio que si no se evita puede suponer recortes/ajustes fiscales y a su vez tendría la consecuencia de una recesión clara en Estados Unidos. Incuso nuestras estimaciones van más allá de la oficina del congreso de Estados Unidos – que hablaba de una contracción del 0.5% del PIB- e incluso acercarse al 2%. Algo que afectaría a la economía global. Prioridad, hacer frente al precipicio fiscal.

Hay dos claves: cuánto se tarda en llegar a un acuerdo y qué políticas se implementan. En el primer factor, es el punto de vista desde el que era peor una victoria de Obama porque al no haber mayoría en las cámaras la posibilidad de un acuerdo es baja, al menos hasta enero. Es probable que tengamos un período de incertidumbre adicional – al menos hasta principios del año que viene- en que no habrá una solución definitiva. Si se consiguen establecer medidas paliativas para amortiguar el impacto, será positivo.

Este año va camino de acabar siendo positivo para la renta variable, como suele suceder en años electorales. Como venimos diciendo, la clave estará en lo que suceda con el precipicio fiscal. Si se evita que la economía se desplome, se evitará un mal año de renta variable. En la medida en que el ajuste fiscal sea moderado –a ser posible en combinación con medidas de ajuste para los próximos años – podríamos apostar por un año favorable para la renta variable.

La victoria de Obama da cierto respaldo a la política ultraexpansiva de la FED. Esta victoria de Obama supone un espaldarazo para la FED., ayuda a que los tipos rentabilidad desde la deuda pública se mantengan bajos durante un tiempo prolongado anque la clave estará en la capacidad de la economía para reactivarse.