Apostar por valores defensivos y con alta rentabilidad por dividendo es la mejor opción ante las incertidumbres que van a seguir en los mercados.

Los números rojos vuelven a teñir la renta variable a la espera de conocer el dato de empleo en Estados Unidos, “la referencia más importante de la semana y que va a marcar la política expansiva que lleve a cabo la FED”, explica Daniel Pingarrón Salazar, analista de IG Markets. Hasta el momento, “hemos tenido datos bastante contradictorios, pero si el dato sale flojo podemos garantizar con un 85% de probabilidad que la Reserva Federal de Estados Unidos va a inyectar 500 millones de dólares, lo que va traer claramente repercusiones en el euro-dólar”.

Sin lugar a dudas si hay un mercado que centre la atención de la semana es el de divisas, estamos viendo esta guerra por mantener una divisa débil e incluso desde del FMI advierte a los gobiernos que las intervenciones pueden provocar efectos negativos para la recuperación. Tanto EEUU como Europa piden a China que revalorice el yuan, una divisa que según los expertos, vale un 30% menos de lo que deberín ¿Darán los chinos su brazo a torcer? Desde IG Markets creen que no. “Y es que le están diciendo a Europa que no se suban al carro de las exigencias de Estados Unidos y el motivo principal se centra en todas las compras que ha hecho China de bonos europeos como Portugal, España o Grecia cuando las cosas iban mal”. Esa es la ayuda que los chinos han brindado a Europa y los europeos lo tenemos que tomar como tal para que ahora no se pida a China que aprecie más su divisa”, reconoce este analista.

Mientras tanto el euro sigue fortaleciéndose frente al dólar, los americanos han conseguido debilitar su divisa pero ayer el presidente del BCE, Jean Claude Trichet nos sorprendía asegurando que a EEUU le interesa un débil fuerte. En este contexto, Pingarrón considera que Trichet “debería preocuparse por los intereses europeos que es lo que nos interesa ahora mismo, especialmente tener un euro débil”. Y para muestra un botón. “Alemania ha presentado unos datos inmejorables gracias al fomento de las exportaciones por un euro débil y todo ello ha hecho que mejore algo más el comercio en Europa”, apunta.

“Fue muy interesante la bajada del euro-dólar hasta 1,3807 desde el 1,40 dólares, lo que significa que tenemos una resistencia bastante difícil de rebasar”, señala.

En lo que respecta a la temporada de resultados, “todas las previsiones apuntan a que este tercer trimestre será peor que el segundo que ha sido muy bueno”. Ante la percepción de la ralentización -continúa- “las expectativas empresariales también caen. En los anteriores resultados, se ponía mucha atención en la partida de las ventas y en esta temporada se va a pedir menos detalles”.

“El sector de los medios de comunicación será la estrella de 2011”, así lo cree este experto quien reconoce que “seguramente el próximo 2011 no va a ser un año bursátil tan boyante y por tanto el año que viene habría que ser conservador y cauto y apostar por estos sectores que tienen gran rentabilidad por dividendo”.