Los bonos gubernamentales alemanes a 10 años han caído un 0.13% hasta el 3.04% (caída que equivale a una ganancia de capital de alrededor de un 1.0%), mientras que los bonos gubernamentales alemanes a 30 años cayeron un 0.17% hasta el 3.47% (lo que significa un beneficio de alrededor del 2.9%). La rentabilidad nominal de los índices de 10 y 30 años está en mínimos históricos, y la caída de ayer en la rentabilidad del bono a 30 años fue la mayor caída diaria en más de una década.

Las expectativas acerca de los tipos de interés han bajado dramáticamente desde el mes pasado. Los tipos de interés de la Eurozona están ahora en el 3.25%. El mercado está descontando un recorte del 0.5% el jueves, y otro 1% adicional de recortes en 2009, seguido por una subida de tipos en 2010.


En M&G seguimos creyendo que los tipos de interés bajarán más de lo que cree el mercado, y que se mantendrán más bajos durante más tiempo. Dicho esto, la posibilidad de obtener beneficios en los bonos de gobierno a corto plazo está ahora claramente limitada, y las mayores ganancias de capital es probable que sigan llegando de los bonos a medio plazo.


Aunque es cierto que la caída de tipos de interés crea un entorno apropiado para los bonos corporativos de "investment grade" (alta calidad crediticia), el mayor motor de rentabilidad durante los próximos uno o dos años serán los diferenciales de crédito. En el caso de deuda BBB están en máximos históricos, en Europa los bonos corporativos BBB están generando una rentabilidad media del 8.6%, es decir un 5.8% por encima de los gubernamentales. El mercado está descontando que uno de cada cuatro bonos será impagado durante los próximos cinco años, asumiendo una tasa de recuperación del 0% (fuente: Deutsche Bank). Desde el punto de vista de M&G los diferenciales de crédito compensarán ampliamente a los inversores por el riesgo de impago asumido. Con una rentabilidad media del 7%, los bonos corporativos "investment grade" denominados en euros ofrecen una oportunidad sin precedentes y deberían tener rentabilidades más altas que los depósitos y bonos gubernamentales durante los próximos uno o dos años. 

Stefan Isaacs, 
gestor del M&G European Corporate Bond