¿Qué destacaría de las condiciones aprobadas para el arbitraje por preferentes?
“El primer criterio que se va a tener en cuenta es en relación a la información dada (qué se ha dado, se han explicado correctamente los riesgos). Además, se mirará el perfil del inversor, ver si era idóneo para este tipo de productos. Y se va a tener en cuenta quién tiene preferencia: primero, los de más edad; en segundo lugar se tendrá en cuenta la renta y, por último, la cantidad. Se entiende que los clientes con menos de 10.000 euros son clientes minoristas y por ello tendrán preferencia.


Se les devolverá la rentabilidad equiparada a un tipo de producto de ahorro porque se supone que si se invirtió en preferentes creyendo que era algo así, lo normal es recibir esa rentabilidad”.


¿Qué les sucede a los índices europeos, sobre todo, al Ibex 35?
“Reina absolutamente la volatilidad. Nos encontramos con unas bolsas que llevan mucho tiempo subiendo y necesitan más argumentos para seguirlo haciendo. Evidentemente la situación está mejor, no hay más que ver dónde tenemos el mercado de deuda.


Pero, por otro lado, hay muchas cuentas pendientes. Tenemos una tasa de paro en máximos de la eurozona, con algunos organismos oficiales revisando a la baja las previsiones y obviamente todo esto tiene su repercusión en los índices.

Además, nos encontramos con buenos valores, más ajustados en su valoración, y otros que están más baratos, pero son aquellos sectores que todavía tienen menos visibilidad. El Ibex 35, ¿dónde debería estar? 8.500 puntos, como mucho 8.800 puntos, pero no esperamos una eclosión del selectivo”.

¿’Pinchará’ la bolsa estadounidense?
“Los resultados empresariales al final no terminan de convencer. Están siendo un poco mixtos, al igual que los datos macroeconómicos como las ventas minoristas, que han registrado mínimo de los últimos 7 meses, pero, sin embargo, los datos sobre venta de viviendas han sido buenos.

Si la bolsa tiene que seguir subiendo será en base a unos fundamentales”.

¿Qué ha sucedido con el oro?
“Hay que tener en cuenta primero que llevada doce años subiendo. Hay muchos motivos por los que cae. Entre los motivos estructurales se encuentra su dependencia de China, donde las previsiones temen una pequeña ralentización y es algo que afecta. Es verdad que no es algo nuevo, pero el oro el año pasado tenía otro papel, el de valor refugio.

Por otro lado, ¿cuántas veces hemos dicho que las políticas expansivas van a llevar a inflación? Todavía no nos encontramos en un periodo inflacionista, pero es una manera de cubrirse comprando oro.

Y luego hay motivos más concretos como el anuncio de Chipre sobre vender sus reservas de oro. Eso sí, consideramos que la corrección ha sido un poco brusca. Si persisten algunas de las incertidumbres, podríamos volver a ver un repunte del oro, aunque sin volver a niveles del 2011”.

¿Qué comportamiento esperamos de la renta variable emergente de Europa del Este?
“En relación a Turquía las previsiones de crecimiento este año son de un 2%, pero si se espera un despertar de la economía para el año 2013 cabría pensar que la economía mejore también de estas economías.

Hay un argumento a favor de este tipo de economías y es que como no están en el euro pueden manipular sus monedas. No es el caso de Eslovaquia, desde luego, pero ya tienen una razón para apostar por este tipo de economías”.