José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, analiza las oportunidades de inversión en fondos.

¿Qué tipo de deuda se podría ver beneficiada de que el BCE implementara el programa QE?
El mercado siempre está muy pendiente de lo que dicen y hacen los bancos centrales. Sin duda, creo que el BCE ha echado el resto para evitar una situación deflacionista en la zona euro y también para que fluya el crédito. Esto ha hecho que, aunque no existan los eurobonos, parece que el paraguas del programa QE ha creado una especie de pseudobonos, reduciendo la prima de riesgo y favoreciendo la financiación de algunas empresas. Ahora Draghi ha dejado la puerta abierta a nuevos estímulos monetarios y no ha sido preciso, pero parece que podría comprar cualquier activo, incluso renta variable, aunque yo me decanto más porque, si amplía este programa sea para aumente la cantidad de activos y/o el plazo de vencimiento más allá de septiembre de 2016. Esto le vendría bien a la deuda pública y privada de más largo plazo, al dólar debilitando el euro y para la bolsa de la zona euro, no sólo exportadoras, también las compañías que se aprovechan de la demanda interna.

Yo soy muy crítico y no creo que se tengan que adulterar los mercados por parte de los bancos centrales, pero qué duda cabe que los malos datos son aplaudidos porque suponen que estos “caballeros jedi” soportarán al mercado.

¿Le parece que el sector infraestructuras podría ser una buena apuesta vía ETFs gracias a que se beneficia del programa del plan de inversiones de la Comisión Europea?
El plan Juncker facilita la entrada de capital público y privado en las compañías y también ayuda a que haya menores trabas burocráticas, que son el gran caballo de batalla.

En el caso español las compañías que ya se han adherido al plan Juncker son Grifols, Abengoa y Redexis, la compañía gasista que compró Goldman Sachs para España, por lo que no sólo beneficia a empresas de infraestructuras. De hecho, yo para invertir en infraestructuras me iría a India, de hecho, si cogemos ETFs y fondos de inversión son los que mejor evolución están teniendo, y no los de infraestructuras europeas.

En Europa, si quiero aprovechar la demanda interna y el crecimiento interno, mejor apostar por pequeñas y medianas empresas y también REITs en el caso de infraestructuras. La gestora Petercam tiene interesantes fondos de inversión con REITs.

¿Qué le parecen los fondos de retorno absoluto para captar algo de rentabilidad este año?
Es un producto que me parece muy bueno, tanto para inversores más conservadores, como más arriesgados. Recordemos que los fondos de retorno absoluto persiguen obtener una rentabilidad positiva en un plazo de 12 meses independientemente del contexto económico, con volatilidad controlada y con liquidez diaria. La diferencia con los hedge funds es que tiene liquidez diaria.

Me parecen un producto muy interesante, en el apartado de bonos vemos fondos interesantes de Renta 4, BNYM, también el Global Macro Bond de Goldman Sachs. Pero los fondos de retorno absoluto por los que más apostaría serían los ligados a la renta variable. En este grupo vemos fondos market neutral, que venden activos y no tienen exposición medida por beta al mercado en el que están invirtiendo; gestoras como GAM, Henderson y BlackRock tienen productos interesantes de este tipo; también vemos fondos interesantes de retorno absoluto long-short que asumen algo más de riesgo, como el GAM Star European Alpha y fondos de Schroders.

Los fondos de retorno absoluto son una pata en la que nos debemos apoyar para reducir el riesgo del conjunto de la cartera y también para obtener un plus de rentabilidad en un entorno tan complicado como el actual.

En esa búsqueda de oportunidades para inversores más conservadores, ¿qué le parece el fondo BlackRock Euro Bond Fund A1, porque tiene el rating superior de Morningstar, cinco estrellas?
Es un producto muy interesante y el gestor es un buen conocedor de la deuda europea. Este fondo invierte en fondos gubernamentales y de empresas de rating medio de BBB. Además, invierte con vencimientos medios elevados, con lo que en un escenario de desinflación y con el BCE dando a la máquina de comprar deuda, estos fondos con vencimientos medios-largos lo hacen bien. Este año lleva más de un 2% de rentabilidad. Ha estado invirtiendo en bonos de la periferia europea.

Para un inversor conservador, son interesantes este tipo de ideas, junto con fondos de renta fija flexibles y de retorno absoluto.

Si se quiere tener un fondo con vencimientos medios-largos, también nos gusta el Invesco Euro Bond, que es un fondo muy parecido pero con un vencimiento algo más alto. También nos gusta el Vontobel Euro Corporate Mid Yield, que invierte en deuda corporativa de medio plazo.

También invertiría en fondos de renta fija flexible, y gestoras como JPMorgan, BlackRock y Jupiter (Jupiter Dynamic Bond) tienen productos fantásticos.