No obstante, vemos muy positivo que la compañía esté un 18% en resultado trimestral por encima del primer trimestre y también superando los resultados del último trimestre de 2012. Llevamos tres trimestres de crecimiento. Además, hay que tener en cuenta que venimos de un 2012 en el que los problemas por la crisis española llevaron al aumento de la volatilidad y los volúmenes de negocio.

Durante el primer semestre la unidad de negocio de la renta variable experimentó una caída de ingresos del 9,8%, hasta los 54,2 millones, debido a la caída de los volúmenes, que no se han recuperado aún a niveles previos a la crisis, de 70.000 millones mensuales. No obstante, esto es una situación global. Los volúmenes de negociación de equity en casi todas las bolsas están bajando. No obstante, a pesar de esto, estamos sosteniendo los resultados gracias a la combinación de distintas unidades de negocio.
Hay que recordar que este primer semestre hemos tenido una entrada de capital un 60% mayor que el año pasado, lo que es una base de negocio mayor para el futuro. Además, las ampliaciones de capital y los scrip dividend dan más acciones al mercado y más liquidez de cara al futuro.

Las 3 unidades de negocio de BME que han estado en positivo en el primer semestre son compensación y liquidación, derivados e IT & Consulting, es decir, en partidas no ligadas a volúmenes. Esto demuestra que la estrategia de BME de poner el foco, no sólo en el mercado, sino también en ingresos de servicios de registro, depositaría, gestión, etc, ayuda a compensar la bajada de los ingresos por volúmenes.

Además, en próximas fechas se pondrá en marcha el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). Es una alternativa de financiación interesante para las empresas que tienen problemas para financiarse. Consideramos que es una contribución personal de BME para solucionar ese problema.

BME mantiene un payout muy alto, del 98%. Tenemos una compañía muy eficiente, que reduce costes ligeramente -0,1%-, lo que nos permite seguir pagando un dividendo generoso. El próximo reparto se hará el 9 de septiembre, y se abonarán 0,40 euros por acción, el mismo importe que el año pasado. Es verdad que los beneficios del primer semestre han disminuido con respecto al año anterior, pero la recuperación que hemos visto en el segundo trimestre nos habilita para seguir manteniendo el dividendo de septiembre y ya veremos cómo se desarrolla el resto del año. Desde el punto de vista del payout, el compromiso de BME pasa por destinar el mayor posible.

Recientemente BBVA redujo su participación en BME del 6,62% al 4,09%, pero pensamos que estos movimientos son algo muy natural, no nos preocupan y nos sentimos muy apoyados por todos los accionistas, también por BBVA. En el pasado también hemos tenido otros accionistas que, aunque han reducido su capital en BME, su apoyo sigue siendo fantástico y monolítico. Estas salidas no suponen para nosotros una preocupación.

BME actualmente cotiza en torno a 19 euros, pero pensamos que tiene que mejorar. Comprendo que hay incertidumbres en el mercado, por ejemplo, por el ciclo de volúmenes, que no aumentan globalmente, y eso es normal que se cotice en el precio de la acción, pero creo que tenemos recorrido al alza.