BME obtuvo un beneficio neto de 74 millones de euros en el primer semestre, un 5% menos que en el mismo periodo de 2011. “Los buenos resultados se deben a que la compañía ha respondido muy bien a la difícil situación en la que nos encontramos y a que los volúmenes se han recuperado mucho en el segundo trimestre y de forma consecutiva mes a mes tras el levantamiento de las prohibiciones de cortos en febrero”, explica Javier Hernani, director financiero de BME.

A esto hay que sumarle que “las unidades de negocio de BME cuyos ingresos no están ligados a volúmenes siguen aportando crecimiento. La diversificación es cada vez más potente y está ayudando a pasar las épocas de difíciles volúmenes”. “Con estos ingresos BME cubre el 115% del total de los costes, por lo que sólo daríamos beneficio con los negocios no ligados a los volúmenes”, destaca Hernani

Con la prohibición de posiciones cortas en todos los valores del Ibex 35 vigente hasta octubre, Hernani prevé que “se reduzcan los volúmenes”. Aún así, recuerda que “en el segundo semestre del 2011 hicimos 77,2 millones de beneficio neto, a pesar de tener desde agosto una prohibición de este tipo. Por lo que el modelo de negocio está siendo capaz de sacar adelante a la compañía a pesar de la afectación de estas medidas”.

“El ingreso por efectivo se mantendrá bien porque afectará a un tipo de Trading que hace grandes contrataciones, tiene menores tarifas y, por tanto, no aporta tanto a los ingresos de la compañía”. Además, “el 1 de noviembre entra en vigor el reglamento de posiciones cortas en Europa, por lo que estas prohibiciones pasarán a ser reguladas por el organismo europeo y se podría dar otra situación”.

Con respecto a la política de costes, Hernani comenta que “BME ha estado reduciendo costes y creciendo por debajo de la inflación, pues no queremos que los costes de la compañía crezcan de forma injustificada. Estamos en un 2,4% de incremento, algo por encima de la inflación. Aún así, hoy por hoy BME es probablemente la compañía más eficiente del sector a nivel mundial, con un ratio de eficiencia del 32% a cierre de semestre y con una diferencia de 16-18 puntos con respecto a su grupo”.

El 7 de septiembre abonan el primer dividendo a cargo de las cuentas de 2012, 0,40 euros brutos por acción. En 2011 repartieron el 86% del beneficio neto en dividendos. El director financiero de BME comenta que “la compañía está muy comprometida con el accionista desde el punto de vista de la rentabilidad. Seguiremos pagando un dividendo altísimo porque el pay-out es sostenible al no tener deuda”. Además, “el Capex de BME es inferior a los 11 millones de euros al año por la apuesta por la tecnología, lo que ha mejorado las latencias en 10 veces”.

La evolución de la cotización de BME este año está en línea con la del Ibex 35 (30% de caída). “Su cotización ha estado sufriendo de forma totalmente descorrelacionada con sus fundamentales, por lo que creemos que la cotización irá reflejando los buenos fundamentales de la compañía estos meses, aunque también dependiendo de la situación económica de España”.

“Estamos abiertos a operaciones corporativas. Somos una compañía extraordinariamente internacional en nuestros contactos y en nuestras cooperaciones con otras compañías extranjeras, especialmente en Latinoamérica, donde está nuestro foco principal de expansión. Estamos estudiando el mercado de M&A y haremos movimientos siempre que supongan una creación de valor para el accionista, mejora tecnológica y aporte valor añadido a la compañía”.