Los precios del petróleo han seguido su tendencia alcista en 2007, con un precio de $69,70 el barril de Bruto Brent al redactar este artículo, en contraste con los $65,40 de 2006 y los $54,45 de 2005. En general, los expertos del sector energético han estado detrás de la curva en este ciclo del petróleo y han tenido que revisar sus previsiones al alza ya que el ciclo se ha prolongado y el precio ha seguido subiendo. Aunque hay una posibilidad de que en las próximas semanas haya un retroceso de los niveles especulativos actuales, nuestra predicción para 2007 de $70 parece ser correcta. ¿Pero qué pasará el año que viene?
A la hora de intentar anticipar los precios futuros es lógico empezar con la demanda y la oferta, pero el primero de estos conceptos en particular es objeto de incertidumbre, ya que las dos fuentes de demanda más importantes – los Estados Unidos y los mercados emergentes – avanzan en direcciones opuestas. Cada vez está más claro que la economía estadounidense va a verse seriamente afectada por la crisis de las hipotecas y la bajada en el mercado inmobiliario, con un crecimiento del PIB que se espera que sea del 2%, como mucho. Mientras tanto, los mercados emergentes siguen expandiéndose a velocidad constante, generando una fuerte demanda de recursos naturales en el proceso. ¿Cuál de estas dos fuerzas predomina? Eso es uno de los grandes imponderables para los inversores. Creemos que las fuerzas se anularán mutuamente, con el resultado de un crecimiento global de alrededor de un 4% en 2008. Respecto a la oferta, la situación es algo más clara. Las condiciones son en general estrictas, con inventarios a niveles modestos y proyectos de exploración actuales que sugieren que la nueva oferta no será suficiente para satisfacer la demanda de economías emergentes como China y India. La conclusión que se saca es que, en ausencia de un deterioro significativo en el crecimiento global, el precio medio de un barril de petróleo es probable que se ponga por encima de $70 en 2008. Podríamos incluso ver picos por encima de los $100 en los precios del petróleo en el próximo año si la demanda es más alta de lo esperada o experimentamos interrupciones de la oferta reales o imaginarias. Con el precio del petróleo aparentemente bien fijado, es lógico ser positivo con el sector energético, pero dentro de él, es probable que las fortunas de los diversos sub-sectores y las reservas de las que constan sean muy divergentes. Los grandes actores del petróleo del mundo desarrollado tienen que superar dificultades debido a un acceso limitado a nuevos recursos, junto con el aumento en los costes de la exploración. Desde un punto de vista positivo, sin embargo, hay dos grupos de beneficiarios. El primero es el “campeón nacional” de los países productores de petróleo. Estas empresas tienen típicamente grandes reservas y tienen garantizado acceso preferente a nuevos proyectos. La escala de estos nuevos descubrimientos, como puso en evidencia el reciente anuncio de Petrobras de una reserva que se cree que contiene entre 5 y 8 millones de barriles de petróleo, puede ser impresionante y puede tener un gran impacto en el perfil de ganancias de las empresas, y, por lo tanto, el precio de las reservas. El segundo grupo de beneficiarios son las empresas que suministran a los grandes del petróleo mientras buscan nuevas reservas. Áreas como los servicios petrolíferos han funcionado bien ya que han sido capaces de aumentar sus tarifas de cara a la gran demanda, mientras que refinadoras de petróleo han estado expandiendo sus fronteras en los últimos meses. Así que nuestra manera preferida de invertir en el mercado alcista actual del petróleo es a través de los campeones nacionales de producción de petróleo y los servicios petroleros y reservas refinadas en otros sitios. Con una visión más amplia, los precios del petróleo que se mantienen altos y la oferta en disminución inevitablemente llevarán el punto de mira a empresas de energías alternativas. Hoy en día hay muy pocas empresas de este tipo con la escala y el poder de valoración para hacer dinero en esta área, pero más aumentos en los precios convencionales de la energía aumentarán la competitividad de participantes alternativos. Las empresas con la tecnología adecuada resultarán ser emocionantes oportunidades de inversión a largo plazo.