Tras publicar sus cuentas del tercer trimestre del año, Miguel Ferrandis, director financiero de Acerinox, visita el plató de Estrategias de inversión para analizar cómo han sido las cuentas y las previsiones que tienen para próximos ejercicios en el segmento del Acero Inoxidable, su producto. 
Acerinox cerró el tercer trimestre con un beneficio de 36 millones de euros que se comparan con las pérdidas de 8 millones en el tercer trimestre de 2015. Claro que todavía son cifras que se encuentra un 20% por debajo de lo publicado en el conjunto del año anterior. ¿De qué depende que el año que viene sea mejor y la comparativa sea más positiva?

El año pasado fuimos de más a menos, especialmente en el segundo semestre. La tendencia de este año es la inversa, hemos ido de menos a más con lo que las curvas ya se han cruzado. De hecho el acumulado a septiembre ya es superior a todo el año pasado con lo que todo lo que tengamos hasta final de año será mayor contribución de resultados y al año en su conjunto será superior. Pero sobre todo es un cambio de tendencia. Nos podemos mantener un buen tiempo en un entorno mucho más positivo. (Ver: Acerinox obtiene un beneficio de 36 millones de euros frente a las pérdidas de 2015)

Una de las cosas positivas que han publicado es la reducción de la deuda financiera neta en un 14% ¿Qué objetivos se plantean en este sentido?

La deuda neta la hemos reducido pero más importante que la reducción total es que hemos mejorado la calidad de la deuda. Primero por la rebaja de costes -las cargas financieras hasta septiembre son un 30% inferiores a las del año pasado- y eso que en el sector somos uno de los “jugadores” con menos deuda. El coste total de nuestra deuda está en torno al 2,3% y lo que es más importante es que una deuda libre de covenants, con lo que es de muy buena calidad y con un pool muy diversificado de entidades financieras. Desde ese punto de vista la situación es muy ventajosa desde el punto cualitativo de la deuda. Según sea la tendencia del mercado, estamos en una buena generación de caja y eso claramente contribuye.

El níquel es la materia prima que más influye en su negocio. Teniendo en cuenta que cotiza en mínimos de 2008, ¿qué tendencia prevé y cómo se están cubriendo?

El níquel ha estado en su nivel más bajo y está recuperando, lo que para nosotros es positivo. Es una materia prima cotizada en el mercado de Londres, expuesto a los vaivenes de los elementos cotizados y especialmente en los últimos años era un  material altamente especulativo ante la presencia de los Hedge Funds que buscaban rentabilidades rápidas en una bolsa de alta volatilidad. Esto hace que estemos expuestos a una montaña rusa en la que no solo las variables de nuestro sector influyen sino fundamentalmente otros miedos y euforias que nos generan vaivenes.

A nosotros, una tendencia de níquel alcista nos beneficia normalmente pero sólo con la estabilidad podemos competir con cualquier competidor del sector. Lo importante es que sea una tendencia continua y moderada para que el Acero Inoxidable no pierda competitividad.

Hablan del impacto positivo que ha supuesto China por la mejora tanto del consumo local como de las exportaciones. Sin embargo, hay muchos expertos que advierten de que la economía asiática podría seguir dando sustos. ¿Lo ven un riesgo?¿Cuáles son los riesgos que  tienen más presentes en este momento?

China es un jugador que hay que tratar de entenderlo en la medida de lo posible pues es un jugador del que se conoce menos y quizás es menos transparente. Pero con todo, China ha mantenido muchos años crecimientos de dos dígitos y ahora no y parece que preocupa que crezca a ritmos del 6-7%. Esa corrección tiene todo el sentido y ya está a tasas de consumo en nuestro sector razonables con lo que este factor lo seguimos viendo de forma positiva.

Pero lo que es más importante es que en este momento se está absorbiendo mucha de esa capacidad que entró de golpe en China de 2008-2011 que hicieron tambalear el resto de la producción mundial. Estamos llegando a un precio de equilibrio y eso beneficiará a todo el continente asiático y, como ahí tenemos una apuesta fuerte a través de nuestra fábrica en Malasia, nos beneficiaremos.

¿Les ha beneficiado también el arancel al acero chino?

Se ha impuesto intensamente en EEUU y en Europa. No nos gusta depender de los aranceles para ser competitivos: los somos sin la necesidad de aranceles pero el arancel muchas veces tiene que corregir situaciones injustas. Y cuando una industria está muy subvencionada y protegida y, gracias a eso, puede vender fuera a precios por debajo de coste, es bueno que se equilibre la situación y se evite la competencia desleal. Estas correcciones sí están ayudando a que la situación en la industria mejore y que los precios cubran costes y no sean anticompetitivos. Desde ese punto de vista nos beneficia, tanto en Europa como en EEUU, dos de las regiones en las que hemos visto una avalancha de productos chinos en los últimos dos años.

En lo que respecta a España ¿cuánto pesa nuestra economía en las cuentas totales del grupo?

Entre un 8-9%. Lógicamente es un mercado importante pero nosotros al final somos jugadores  globales y dentro de esto, lo que más somos es estadounidenses. El 50% de nuestras ventas viene del mercado norteamericano. Es un tema muchas veces desconocido del gran público. Somos fabricantes que en este momento tenemos una cuota de fabricación del 50% del Acero Inoxidable que se fabrica en Estados Unidos, con una cuota de mercado del 35%, lo que se conoce como Market Leaders, con lo que somos muy sensibles a EEUU. El año pasado hubo unas circunstancias que afectaron a esta región en la segunda mitad del año y por eso nuestros beneficios cayeron. Pero esos factores ya están corregidos y lo que tiene EEUU es un crecimiento continuo y sostenido en un mercado que es netamente importador, lo que también nos beneficia.

Por eso también le beneficia la revalorización del dólar…

Efectivamente. La revalorización del dólar nos favorece de dos formas: la contribución de nuestra principalmente fábrica y filial – North American Stainless – evidentemente consolida a un tipo superior pero además también nos favorece porque la depreciación del euro respecto al dólar evita que haya estas avalanchas de importaciones, sobre todo de Asia que están referenciadas al dólar americano.

En EEUU ya tienen inventarios por debajo de la media ¿esto será una tendencia en la economía americana?

El año pasado uno de los factores de la “tormenta perfecta” fue la sobre-especulación en el sector de almacenistas independientes. Esos stocks ya se han corregido y ahora estamos por debajo dela media y lo que prevemos es que esta situación se pueda mantener. Creemos que entramos en un momento de buen comportamiento de la industria final pero también de los almacenistas independientes sin la competencia desleal de las importaciones Chinas, con lo que todas las aguas están muy favorables.

Desde el punto de vista de crecimiento, ¿siguen orientado al orgánico o han modificado pensando en alguna operación corporativa?

Hasta ahora nos ha funcionado muy bien el crecimiento orgánico.  Es la principal razón de nuestra competitividad. Ha llegado un momento en el que tenemos que ver y analizar formas de consolidación si aparecen oportunidades. Salimos de años muy complicados pero ha habido jugadores que han desaparecido, otro se tambalean….oportunidades siempre aparecerán pero no hemos sido capaces de encontrar otra oportunidad que mejore nuestra eficiencia. Si aparece, estaremos encantados.

Este es el cuarto año que deciden abonar dividendo bajo la fórmula del srip dividend. Este mes de julio abonaron 0,44 euros, ¿por qué siguen manteniendo esta fórmula? ¿Han pensado en modificarla?

La fórmula del scrip dividend  la tomamos hace 3-4 años con la situación de iliquidez que había y ante las tensiones financieras que se produjeron. Hoy por hoy ese no es el problema, nosotros tenemos más de 600 millones en caja con lo que no es un tema de evitar fuga de liquidez o salida de caja pero sí es cierto que en los cuatro años que hemos puesto en marcha este  tipo de pago ha habido una acogida tan favorable de los accionistas – en concreto el 67% de los accionistas optaron por el pago en acciones antes que recibir el efectivo, lo que indica una confianza en la evolución de la acción-  que nos hace seguir  con este planteamiento. Tenemos en cuenta tanto la buena situación de liquidez como de caja y haremos lo que nuestros inversores reciben y acogen mejor.