Escuchamos mucho acerca de inversión sostenible y los criterios ASG y por tanto también se habla de una posible moda sobre este tipo de inversión. Desde Nordea, ¿lo veis como una moda?

Desde el punto de vista de Nordea esto no es una moda, es algo que ha venido para quedarse. Hay que tener en cuenta que ahora mismo nos encontramos inmersos en un plan de acción por parte de la UE de finanzas sostenibles y, al final, todos los gobiernos del mundo y especialmente en Europa están poniendo el foco en la sostenibilidad y esto está llegando también a las finanzas. Para nada es una moda sino algo que ha venido para quedarse y lo vamos a ver mucho. Dentro de ese ámbito, Nordea, como casa nórdica, ha visto como la sociedad allí ha venido demandando este tipo de inversión hace ya mucho tiempo. Por ejemplo, allí uno de cada dos coches que se vende es eléctrico, el 40% de la energía viene de temas renovables... es una sociedad muy concienciada con todo lo sostenible, y por eso ese expertise que hemos desarrollado en los países nórdicos creemos que implementar este tipo de regulación es muy valioso e interesante.

¿Como lleváis a cabo esta integración ASG en Nordea?

La manera que tenemos en Nordea de materializar todo esto es a través del concepto STARS (en ingles estrellas). Al final creemos que hay dos planos a través de los que mirar una inversión: el plano fundamental, que es el más tradicional, y el plano de la sostenibilidad, y poniendo los dos en conjunto, sale esa estrella. La gama STARS se sostiene sobre tres grandes pilares. El primero es invertir en compañías que cumplan con los criterios y estándares de Nordea, y para eso tenemos modelos propios con los que hacemos un rating interno para cada una de las compañías dándole A, B o c; en la gama STARS solo compraríamos compañías "A" (muy buena compañías desde el punto de vista de la sostenibilidad) o "B" (compañías que aunque no son tan buenas desde el punto de vista sostenible tienen la voluntad de mejorar). Luego es muy importante el diálogo activo con ellas, el engagement, ya que muchas de estas compañías están transicionando hacia modelos de negocios más limpios y creemos que hay que ayudarlas y para ello es muy importante, además de su voluntad de hacerlo, el diálogo. Y por último creemos que todo esto hay que medirlo frente a un índice, y tiene que ser un índice tradicional, porque sostenibilidad no significa renunciar a la rentabilidad, y por ello todos estos fondos de la gama STARS se miden en relación a un índice tradicional.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Con esta integración ASG que comentas, ¿qué producto veis interesante en este entorno de mercado?

En este momento creemos que de cara a 2022 es momento de seguir invirtiendo en renta variable, de ahí que destaquemos el Nordea 1 - Global Stars Equity Fund, que es un fondo de renta variable global con más de 5 años de track record y 5 estrellas Morningstar. El fondo tiene dos objetivos: un objetivo financiero que es batir en un 3% bruto al índice mundial de renta variable All Country, y un objetivo sostenible, ya que al final queremos que las compañías en las que invertimos de alguna manera estén generando un impacto positivo en variables como puede ser el consumo de agua, emisiones de gas, generación de residuos... Es un fondo que va invertir en renta variable global y dividimos la cartera en dos grandes grupos de empresas: dos tercios compañías que queremos que den estabilidad en el largo plazo a la cartera y que son compañías de calidad con modelos de negocios estables y crecimientos sostenidos y sobre todo que cuenten con ventajas competitivas y viento de cola por así decirlo en sectores que creemos ganadores para el futuro; y luego el resto de cartera se construye principalmente con compañías donde nuestros analistas tienen una visión claramente diferente a la del mercado, son compañías donde vemos un catalizador de corto plazo como puede ser una reestructuración, un cambio de ciclo... situaciones que hacen que haya negocios o áreas donde el crecimiento que va a tener ese compañía igual no ha sido identificado por el mercado, y así, de esa manera, somos capaces de construir una cartera de renta variable global y que sobre todo no se desvíe de lo que es el índice. Aproximadamente el tracking de esta cartera se sitúa en el 3.5, por lo que el inversor que compre esta cartera va a tener un objetivo claro de rentabilidad y sostenibilidad, pero también va a tener un comportamiento relativamente parecido a lo que va tener invirtiendo en un fondo de renta varialbe global.

Coméntanos cuales han sido los resultados de la estrategia.

El fondo se lanza en mayo de 2016. Desde el lanzamiento el fono ha batido a su índice mundial MSCI World en ese 3% porcentual lo que supone una rentabilidad superior al 17% anualizado desde el lanzamiento. Esto es importante porque hay que hacer un delivery de rentabilidad pero también es importante hacerlo con una cartera buena desde el punto de la sostenibilidad. En este momento esta cartera tiene un 35% menos de emisiones si la comparamos con ese índice mundial, y además desde el punto de vista de generación de residuos, consumo de agua, temas sociales y paridad de los consejos.. en muchas métricas donde somos capaces de mejorarlas en comparación a las que está ofreciendo con al índice. Por eso obviamente la parte de resultados financieros es importante, y el fondo lo ha conseguido, pero la manera en que lo ha conseguido también es importante y desde luego es un fondo alineado con esa sostenibilidad que está a lo largo de todo el proceso de inversión.