Las dos citas clave para los mercados han quedado atrás dejando a la renta variable a expensas de un futuro falto de referencias de ese calado. Con la incertidumbre del BCE resuelta y el nuevo Gobierno griego dando sus primeros pasos… ¿qué será lo siguiente?

Da la sensación de que el mercado está falto de referencias esta semana, ¿no creen? Al final, ni la aprobación de un programa de compra de activos QE por parte del Banco Central Europeo, ni la victoria de Syriza en las elecciones griegas han provocado un crash bursátil, básicamente porque todo –o casi todo- estaba descontado en los mercados.

A priori, la primera conclusión es que los inversores prefieren subir de la mano de los 1,1 billones de euros a los que dará rienda suelta Mario Draghi que caer a plomo pensando en que Syriza va a provocar la que sería la undécima crisis en la zona euro.


LAS 10 REFERENCIAS EN 2015

1.Índices: dónde estaban y hacia dónde van. El resultado de que Draghi haya cumplido con las expectativas –aún con todos los ‘peros’ que observan los expertos en el QE europeo- es que los mercados han reaccionado al alza.

No obstante, Eduardo Faus, analista de Renta 4, establece una clara diferencia entre las bolsas centroeuropeas y las periféricas, lejos aún de máximos, como el caso del Ibex 35.

Otras como la alemana llevan una remontada en el año de casi el 10%, marcando máximos por encima de 10.700 puntos. ¿Tiene alguna lectura? Quizás la “sobrecompra” de la que habla Faus y que podría derivar en “la gestación de una zona de techo temporal” que daría “una continuidad alcista de forma sostenida” para lo que queda de año.

Respecto al Ibex, el analista apuesta por ir “paso a paso” puesto que primero debe enfrentar la primera resistencia en 10.900 puntos.


2. QE: lo que queda por saber. Principalmente, los efectos que puede causar a largo plazo sobre las bolsas. José Luis Cárpatos, analista independiente, afirmaba que toda cantidad superior a los 600.000 millones de euros dentro del programa de compra de activos haría "subir a las bolsas durante semanas"

En este sentido, los analistas coinciden en que el activo más beneficiado por esta medida será la renta variable, el más arriesgado de todos y el que aporta algún rédito ante la inexistencia de rentabilidad en la renta fija y los depósitos bancarios. "Hay que apostar por riesgo", suscriben muchos expertos y en esta línea, el dinero que pudiera llegar a los mercados, propiciará subidas significativas en las bolsas. ¿Para ejemplo...? Un botón que es, en este caso, Wall Street. Desde el 13 de septiembre del 2013, día en el que el presidente de la FED, Ben Bernanke, anunciara la tercera fase del programa QE (QE) hasta que fuera suspendido en octubre del año pasado los índices americanos se anotaron ganancias del 50%, es decir, en un año

Aquí en Europa el QE llegará a partir del 1 de marzo a razón de compras por valor de 60.000 millones de euros mensuales, resultado de los programas ABS, OMT y el mismo QE. En total, 1,1 billones de euros hasta septiembre de 2016 desembolsados por el Banco Central Europeo con la promesa de "seguir con las ayudas" en caso de que no se consiga el objetivo de inflación del 2%, tal y como recalcó Draghi durante su comparencia del pasado jueves

Por cierto, Grecia está excluida de este programa...hasta el mes de junio. Es el momento en el que empiezan a vencer los distintos programas de ayuda al país heleno y podría luchar por ser incluida en las compras del señor Draghi. 


3. Operaciones corporativas. El exceso de liquidez en el mercado y en las compañías propiciará una oleada de fusiones y adquisiciones en el marco bursátil. Ejemplos en nuestro país es la OPV de AENA prevista, finalmente, para el próximo 11 de febrero o la oferta (mejorada) de compra de Aer Lingus por parte del conglomerado de IAG para hacerse con la aerolínea de la Ryanair es principal accionista. 

Fue tal la demanda sobre la salida a bolsa del gestor aeroportuario que en pocas horas se agotaron los 200 millones de euros destinados al tramo minorista entre la red de oficinas en las que se comercializaron esta acciones este lunes 26 de enero. 

Otros movimientos actuales es el intento de venta de O2 por parte de telefónica al grupo chino Hutchison.


4. Los coletazos de Grecia. Con las quinielas cumplidas, el partido vencedor, Syriza, tiene por delante un duro camino por recorrer porque es momento de cumplir las promesas electorales. A las pocas horas de haberse anunciado su victoria, el partido liderado por Alexis Tsipras alcanzó un acuerdo de gobierno con la derecha nacionalista helena confirmando así la viabilidad de un ejecutivo al que le faltaban tan sólo dos escaños para haber obtenido la mayoría absoluta parlamentaria. 

Por delante queda una cuestión clave y muy controvertida en los últimos tiempos como es el pago de la deuda. En concreto, Grecia debe 22.300 millones de euros como principal, esto es, sin contar los intereses vinculados, que es el equivalente, tal y como apuntan medios como The New York Times, al dinero que destina a pagar el sueldo a sus funcionarios.

Pero, ¿quiénes son los principales tenedores de la deuda griega? El MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) es el principal acreedor con 145.000 millones de euros prestados y también el más proclive a flexibilizar las condiciones -ya saben que mejor es recuperar el 50% de un 100% que el 0% del todo-; el Fondo Monetario Internacional dejó de su bolsillo otros 20.100 millones de euros, mientras que el BCE ha dejado otros 55.000 millones vía programa SMP, según un informe elaborado por Saxo Bank. 

A España los griegos le deben, por cierto, unos 25.000 millones de euros, como se encargó de recordar el ministro de Economía, Luis de Guindos, la semana pasada. 

Steen Jakobsen, economista jefe del banco, subraya que la deuda por cada griego asciende a 38.755 euros en este momento, nada extraño si consideramos que los interes por segundo que debe asumir Grecia son de 972 euros. "Grecia necesita dar un montón de dinero o alcanzar un compromiso antes de finales de junio o, de lo contrario, el BCE perderá cierta dignidad y eso no puede pasar", afirma Jakobsen. 


5. Elecciones europeas. Grecia podría haber protagonizado el primer movimiento de un cambio más profundo que está aún por llegar. En 2015 se celebran elecciones en España (en los meses de mayo y teóricamente en noviembre, comicios generales) con Podemos viéndose reflejado en la victoria aplastante de Syriza; en Italia están convocadas autonómicas y locales, y es probable que se celebren también generales; en Francia preocupa que la ultraderecha consiga la victoria de la que hablan las principales encuestas del país... y todo esto hace que el mapa político pueda dar un vuelvo considerable, algo que altera los ánimos en Alemania. 

"Syriza puede encontrar mayor soporte de los principales partidos europeos de lo que su etiqueta de radical sugeriría", asegura Paras Anand, director de Renta Variable Europea en Fidelity. 

Este contexto que no deja de suponer una mayor incertidumbre en la eurozona podría ser interpretado por los mercados de manera negativa ante "la fragilidad" de la unión monetaria. 


6. Resultados empresariales. Ya se ha dado el pistoletazo de salida en España de la mano de Bankinter, así como en Europa y Estados Unidos para las cuentas que cerrarán el ejercicio 2014. En este sentido, Ignacio Méndez, director de Análisis y Estrategia de Mirabaud Securities LLP, apunta a "un sensible deterioro de las estimaciones de beneficios entre las empresas españolas" desde el pasado verano y que afecta a todas, menos a Telefónica, de la que destaca "la recuperación" de sus cifras frente al sector. 

"En los últimos meses, hasta trece compañías del Ibex han deteriorado su perfil de revisión de estimaciones", reconoce Méndez en relación a ArcelorMittal, OHL, FCC, Sacyr, Abengoa, Ferrovial, Grifols, Dia, Gas Natural, Banco Popular, BBVA, Santander y Mapfre, "frente a tres que lo han mejorado: Abertis, ACS e Iberdrola". 

Todo esto lleva a las compañías previsiblemente a "decepcionar" respecto a sus números, "siendo la razón principal lo elevadas que estaban las valoraciones del sector financiero", reconoce el analista. Ligado a la aprobación del QE europeo, los bancos debería verse beneficiados asimismo de la anulación de los 10 p.b. que hasta era el interés a pagar en las operaciones de refinanciación por parte del BCE. A partir de este momento el préstamo comunitario les saldrá gratis y eso se derivará en una mayor liquidez del sector financiero...que teóricamente debería favorecer el crédito. 

A nivel europeo las estimaciones pintan más optimistas. El consenso de mercado habla de "32 compañías que lograrían mejorar las ventas del mismo periodo del ejercicio anterior frente a las 13 empresas que sufrirían un deterioro con respecto al tercer trimestre", aseguran los expertos de la Zona Premium. 


7. A las principales citas de los mercados financieros estos próximos meses, se añaden otras ya conocidas. La séptima variable a considerar por los inversores es la futura subida de tipos de interés en Estados Unidos que el consenso de analistas sitúa a finales del año 2015 y que se realizaría de manera paulatina. 


8. Por supuesto, la devaluación del euro. Ofelia Marín Lozano, consejera delegada de 1962 Sicav, hablaba de la búsqueda del 1,16 en su cambio con el dólar como el nivel de referencia al que podría dirigirse el cruce de esta divisa. En todo caso, este fue el nivel al que nació el euro/dólar. Otros expertos apuntan hacia la paridad, con las ventajas positivas que tendría para las empresas exportadoras europeas. 


9. La caída del petróleo. Hay estimaciones que sitúan al barril de crudo en la zona de 30 dólares a lo largo de este ejercicio desde que comenzara a caer el verano pasado. En economías como la española se estima que represente entre un 1% y un 3% de ahorro sobre PIB respecto a 2014 y esto...se traduce en poder adquisitivo para los consumidores. 

Estamos en un momento "en el que el mundo ha dicho ‘no’. Basta, el petróleo es demasiado caro”, aseguraba Robert Wescott, presidente de Keybridge Research y asesor del Comité de asignación global de activos de Pioneer Investments, y, por cierto, ex asesor de la Casa Blanca bajo el mando de Bill Clinton. 

En su  opinión, durante años han mantenido “una burbuja” en el precio consiguiendo ahora que “hayan vuelto a poner los pies en la Tierra”. Según datos de la gestora, el gasto por consumo de petróleo en Estados Unidos alcanza los 700.000 millones de euros, lo que representa el 1% del PIB del país. Estiman que el barril termine el año por encima de los 60 dólares. 

10. Y, por supuesto, que nadie se olvide de los datos macro, principalmente, europeos y de la inflación de la zona euro.