Fin a una jornada en rojo en Wall Street. Los principales índices en mercado norteamericano finalmente han optado por las bajadas, ante la inminente llegada del tapering, que se espera para el mes de septiembre. Los datos macroeconómicos que se han conocido a lo largo de la semana han llevado a acumular pérdidas en los últimos 5 días de cotización.

Ante falta de mensajes de la Fed, y sobre todo con los últimos testimonios que conocimos de la mano de Fisher y Evans, la retirada paulatina de los estímulos está más cerca que nunca. Sobre todo, si atendemos a todos los datos macroeconómicos que se están produciendo en la economía estadounidense. Se ve que cada vez hay una mayor recuperación y, por tanto, la política de la Reserva Federal podría cambiar en las próximas fechas.

En este sentido, se han conocido los datos de la construcción de nuevas viviendas en Estados Unidos en el pasado mes de julio, que ascendió un 5,9%, lo que supone que ya se hayan construido 896.000 casas en lo que va de año, mientras que en junio la cifra se situaba en 846.000 hogares de nueva construcción, según informó el Departamento de Comercio en Washington. Los pronósticos de los expertos cifraban en torno a las 900.000 el número de viviendas construidas hasta ahora. Este incremento puede entenderse por la subida de los proyectos de construcción multifamiliar, que aumentó 26% con respecto al mismo periodo del pasado año, mientras que la construcción de viviendas unifamiliares se redujo un 2,2%. (ver noticia
)

También se ha conocido que la productividad de los trabajadores de Estados Unidos aumentó más de lo previsto en el segundo trimestre. Se trata de otro dato positivo que los analistas interpretan como un síntoma más de mejora en la economía de Estados Unidos. La producción por hora de los empleados estadounidenses se incrementó en el último mes llegando a la tasa interanual de una subida del 0,9% con respecto al pasado año, después de que en los tres meses anteriores se sufriera una disminución del 1,7%, según ha informado hoy el Departamento de Trabajo en Washington. (ver noticia)

Por otro lado, la confianza del consumidor en los Estados Unidos descendió en el mes de agosto, por debajo de las estimaciones de los expertos, desde el máximo alcanzado en 6 años en el que los estadounidenses se han enfrentado al aumento de los tipos de interés. La Universidad de Michigan realizó su informe habitual para mostrar la confianza del consumidor que, en el mes de agosto, cayó a 80 desde los 85,1 en en el mes julio, que fue el más alto desde julio de 2007. (ver noticia)


Entretanto, el oro retomó su escalada con una subida del 0,22% y ahora mismo su precio se encuentra en 1.363,90 dólares la onza. El bono estadounidense a 10 años ha ganado en rentabilidad un 2,69% hasta alcanzar 2,829%.

El euro se ha devaluado con respecto al dólar un 0,15% y el EURUSD se cambia a 1,333 dólares. Por último, el barril de crudo Brent, ha subido un 0,48%, mientras que su precio se sitúa en 107,85 dólares.