Los estadounidenses llaman ‘ cord cutting’, o corte del cordón umbilical a lo que ha ocurrido en los últimos años con la televisión y los nuevos televidentes. ¿Qué hay que hacer en bolsa al respecto?
Entre los nuevos telespectadores y la antigua televisión ya no hay amor. La capacidad de las nuevas tecnologías para ofrecer a los televidentes los contenidos que le gustan para que los puedan disfrutar a la hora que quieran, en el formato que quieran y sin publicidad que interrumpa la mayor parte de los programas ha hecho que los jóvenes se lancen en los brazos de los nuevos medios. Y eso, desde luego, va a tener efectos –ya los tienen en las cotizaciones de las compañías relacionadas-.

Lo vimos durante el reciente sell-off que ha asolado a los mercados en las últimas semanas y que ha dejado casi sin aliento a grandes empresas del sector como Viacom o la propia Time Warner han tocado sus mínimos de 52 semanas con caídas que en algunos casos han llegado a superar el 10%.

Desde enero


En lo que va de año, la televisión (en este caso no convencional) que mejor se comporta en bolsa es Netflix, que a pesar de las caídas durante el Sell-off sube más de un 160% desde que se inició el ejercicio.

Muchas de estas compañías están luchando con ese corte de cordón umbilical intentando encontrar la fórmula que logre recuperar clientes de servicios a la carta como la propia Netflix o, incluso, el servicio de televisión de Amazon.

Hace sólo unos días los analistas de Morgan Stanley señalaban que “el corte de cordón es algo real, el único punto a favor de las televisiones tradicionales es que el mercado no se ha dado cuenta todavía”, alertan.

Con todo, algunos analistas creen que las empresas de toda la vida serán capaces de hacer televisión a la carta porque esa será su única forma de sobrevivir. De hecho, Time Warner lanzó hace sólo unos meses un servicio, HBO NOW, que intenta competir con Netflix y sus directivos afirman que la demanda ha sido muy buena hasta el momento desde su lanzamiento. Otras compañías como Liberty Global en Europa han lanzado servicios como MY Prime, con el mismo objetivo.

Los expertos creen que este incremento de servicios en streaming va a beneficiar, sobre todo, a los operadores de cable ya que lo que va a surgir, básicamente, es un aumento de la necesidad de la banda ancha, por ejemplo.

Más allá del cord cutting, algunos analistas como los de UBS consideran que aún existen opciones para entrar en el sector de las televisiones tradicionales en Estados Unidos. Hace sólo unos días publicó un informe para sus clientes en el que recomendaba comprar las siguientes compañías: Disney, Twenty-First Century Fox, Time Warner y Viacom. Algo en lo que coinciden el consenso, tal y como puede verse en el siguiente gráfico.

En opinión de estos analistas, “las fuerzas del mercado han evitado estas grandes compañías como si ya se hubiera acabado su negocio. Mientras que los retos del paso de la era digital al streaming todavía persistirán, lo cierto es que la idea de que todo el mundo en el mundo va a eliminar su servicio de cable, o satélite es absurdo”. Ellos piensan que los inversores que buscan crecimiento podrían optar por meter estas empresas en sus carteras de largo plazo.

En España, ninguna de las dos televisiones que cotizan en la actualidad en nuestro mercado, Mediaset y A3Media tienen recomendación de compra por parte del consenso. En ambos casos la apuesta es la misma, mantener. Para el resto de compañías mencionadas, la recomendación media es la de sobreponderar.

Precio vs precio objetivo


Quizá le interese leer: " Las tres lecciones para el inversor en bolsa"