A la oposición de Dilma Rousseff le ha costado, pero el pasado fin de semana salió adelante el proceso de destitución de la presidenta del país y eso podía pasar factura a la bolsa del país. Entre las compañías que podrían beneficiarse de los cambios que podrían producirse en la forma de gestión del país podrían estar Santander y Telefónica, según Citi.
 
La bolsa carioca sube más de un 40% desde los mínimos alcanzados el pasado mes de septiembre. Los expertos de Citi consideran que este rally está enraizado en las expectativas creadas ante la posibilidad de que la oposición al Partido de los Trabajadores lograra sacar a Dilma Rousseff del gobierno. Un extremo que después de la aprobación del Impeachment el pasado fin de semana en el Congreso parece cada vez más cerca. Ahora solo tiene que superar el último obstáculo del Senado, aunque parece que Rousseff dejará la presidencia a partir del mes que viene.

“La cuestión ahora –dicen en Citi- es qué parte del impeachment está ya en los precios de las acciones y nosotros pensamos que la mayoría”, dicen en la firma de análisis.  Sin embargo, creen que el mercado podría subir no por las expectativas, sino por las medidas que podría adoptar el nuevo ejecutivo.
Se espera que si Dilma Rousseff es apartada del gobierno temporalmente, será Michel Temer el que asumirá los poderes presidenciales. En la firma creen que el nuevo gabinete podría poner en marcha medidas muy potentes en los primeros 100 días “en un intento de exhibir fortaleza en el Congreso”.

brasil bolsa


Entre ellas podrían ponerse en marcha medidas fiscales o una reforma de la seguridad social, podrían ser algunas de esas medidas.

Seis estrategias
En la firma consideran que las estrategias para seleccionar activos son varias.

1- ​Una de ellas es la de elegir a compañías que lo han pasado muy mal en bolsa  por diferentes razones y que desde principios de año lo han hecho muy bien, como la acerera Usiminas.  De hecho, la compañía ha subido un 150% desde mínimos de enero o Petrobras, que ha duplicado su valor en bolsa. 

“Considerando que los rebotes se han producido desde niveles muy bajos es tentador seguir recomendando estas mismas empresas para después del impeachment. Si continúa el ciclo virtuoso perfecto podrían hacerlo mejor que el mercado también a partir de ahora”.  Con todo, se trata de una estrategia no recomendable para inversores más cautelosos.

2- Cíclicas de baja capitalización.  Aunque muchas de ellas lo han hecho muy bien este año, la subida no ha sido tan elevada como el grupo anterior.  Se trata de empresas con negocios sólidos y a las que el empeoramiento de la economía ha pasado factura, como constructoras, fabricantes de componentes de automóvil o cadenas de supermercados.

3- Domésticas menos cíclicas. Se trata de compañías con exposición a la economía, pero que sufren menos ya que mantienen una mayor posición dominante en sus respectivos segmentos. Entre ellas podrían ser la cervecera Ambev y la española Telefónica.

Telefónica

 
“Este es el grupo que sospechamos que los podría hacer bien de una forma sostenible, ya que podrían afrontar algunos obstáculos y serán, además, las que atraigan más dinero de fuera del país.
 
4- Sensibles a los tipos de interés: Este tipo de empresas comenzó a subir en bolsa cuando la inflación comenzó a moderarse, antes incluso de los rumores sobre el impeachment.

5- Bancos: “Los bancos son un caso raro en Brasil, porque ya han subido a un punto más allá de una valoración apropiada, pero podrían seguir subiendo debido a los cambios políticos”, dicen. En la firma explican que recientemente han mejorado la recomendación del sector desde infraponderar a neutral.  Eso sí, explican que parte del dinero que ha ido a los bancos podría irse a otro lugar si se producen problemas con los bancos.
 
Entre las principales entidades financieras del país se encuentra la filial del Santander y es uno de los que menos ha rebotado este año.

Bancos Brasil


6- Multinacionales exportadoras: Se trata de compañías que suelen generar ingresos en dólares, lo que supone una vía adicional de beneficios para estas empresas, sobre todo en un entorno de caída del real.
 
De hecho, explican que en 2015, fueron el grupo que mejor se comportó ya que no dependen de la fortaleza brasileña, además.
 
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Al dinero no le gusta Dilma Rousseff”
“La economía brasileña no verá pronto la luz al final del túnel”
”JP Morgan ya ve interesantes a los emergentes para invertir”