Si echamos la vista doce meses atrás, podemos observar que una mayoría aplastante de valores del Mercado Continuo cotizan en negativo. Hasta un 70% de las acciones que tienen más de un año de histórico arrastran pérdidas en dicho periodo. Algunas de estas “ovejas negras” incluso cotizan en el Ibex 35. Estas son las inversiones más frustradas del último año.  

79 de los 115 valores que cotizan desde hace más de un año natural en bolsa arrastran minusvalías técnicas. De estos valores, los que peor comportamiento han tenido tienen pérdidas de más del 60% y son, de mayores a menores pérdidas, Abengoa, OHL, Duro Felguera, Codere y Banco Popular.
 
 
ABENGOA B
Por méritos propios Abengoa se ha convertido en la inversión más desastrosa del último año y, es que, en los últimos doce meses le ha pillado la declaración de preconcurso de acreedores. De hecho, acaba de concretar un pacto con los fiadores. En este tiempo la maltrecha compañía ha retrocedido un 80% y ha visto sus mínimos históricos en 0,132 el pasado febrero.
 
Ahora bien, pese a la astronómica caída de Abengoa en los últimos doce meses, lo curioso es que en lo que va de año registra una revalorización del 13%. Aun así, el gráfico no invita a invertir a menos que se sea un operador muy avezado.




OHL
La segunda compañía que más ha hecho perder a sus accionistas en el último año es OHL, empresa que “el mercado ha juzgado que tenía una situación parecida a la de Abengoa”, dice Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank que explica que realmente el escenario no es el mismo “porque OHL no tiene problemas de liquidez a corto plazo como sí los tenía Abengoa”.
 
Pero en este escenario de incertidumbre justificada por la elevada deuda de la constructora, los inversores han huido en masa, especialmente en las últimas semanas, acarreándole caídas del precio del 75% en doce meses y del 55% sólo en lo que llevamos de 2016. De hecho, en lo que llevamos de agosto pierde casi un 40%. A corto plazo OHL presenta un gráfico que no invita a comprar, pues desde comienzos de 2014 está inmerso en un canal bajista y su siguiente objetivo, por extensión de este canal, pasa por visitar los mínimos históricos en 1,58 euros.
 



DURO FELGUERA
Otro valor en el que los inversores han huido debido a sus cuentas es Duro Felguera. La compañía arrastra caídas del 68% en los últimos doce meses al calor de las pérdidas presentadas por la empresa a cierre del ejercicio 2015 (68,8 millones de euros de pérdidas). Además, en lo que va de ejercicio cae en bolsa un 11%, pese a que en el primer trimestre volvió a los números negros al ganar 2.124 euros.
 
El gráfico de Duro Felguera muestra que el valor se ha apoyado en repetidas ocasiones en los 1,17 euros, por lo que este precio se podría considerar un suelo para el valor. De quebrarlo, correría el riesgo de caer hasta los mínimos históricos en 0,229 euros. Un punto a favor de Duro Felguera es el quiebre de la directriz bajista de largo plazo que protagonizó el mes pasado y que le podría acercar al primer nivel de resistencia relevante que está en los 1,80 euros (23,6% de Fibonacci).
 



CODERE
Codere es la cuarta compañía que más pérdidas bursátiles ha ocasionado a sus inversores en el último año. La compañía de juegos también ha evitado una situación de suspensión de pagos tras negociar arduamente y ampliar los plazos con sus acreedores. Y eso que los constantes rumores de acuerdos con sus acreedores le valieron una subida del 161% en todo 2015. Pero a mediados de 2015 ya se empezó a deshinchar la especulación y el valor inició un camino cuesta abajo que le ha costado un 68% de su valor.
 
Codere tiene una situación técnica muy demacrada y aún corre el riesgo de caer a mínimos históricos, en 0,30 euros, aunque está dibujando un aparente suelo durmiente en torno a 0,40 euros. Si logra tener un escape alcista, la clave pasará porque supere la directriz bajista de largo plazo que pasa por los 0,50 euros.
 



BANCO POPULAR
Cómo no, en el grupo de los cinco peores valores de todo el mercado español en el último año nos encontramos a un banco y del Ibex 35, Banco Popular. La entidad presidida por Ángel Ron es el banco que peor situación fundamental muestra, como demostró en los últimos test de estrés, y en los últimos doce meses ha caído un se ha dejado un 67%, en medio de las dudas sobre su solvencia que le empujaron a presentar un nuevo plan estratégico con macro ampliación de capital y ambiciosas desinversiones.

En este contexto Popular ha visitado los mínimos históricos este mes al alcanzar los 1,11 euros, por lo que se encuentra en caída libre. De hecho, para salir del canal bajista en el que se mueve desde 2015 tendría que superar los 1,50 euros, es decir, revalorizarse un 35%.