La evolución entre el Ibex35 y el Eurostoxx en lo que llevamos de año es bastante diferente. Mientras el selectivo suma algo más de un 10%, la media europea, apenas eleva un 3% su cotización en lo que llevamos de año. Un diferencial que se seguirá ampliando si tenemos en cuenta el factor estacional.

De hecho, el comportamiento del Ibex35 sobre el Eurostoxx en el mes de septiembre ha sido, de media, un 1,3% superior en los diez últimos años. El año en el que el selectivo español evolucionó mejor fue en 2008, concretamente subió un 6% frente al índice que agrupa las mayores compañías de Europa.

Y un dato más. En más años dentro de los diez últimos  el Ibexs35 ha tenido un mejor comportamiento en el mes de septiembre frente al Eurostoxx. Esto es, en 2015, 2010, 2009 y 2007 el Ibex ha tenido un comportamiento por debajo de la media europea mientras que en el resto, ha sido el Ibex35 el que ha ganado la batalla.

Con todo, y fuera de factores estacionales, desde un punto de vista técnico esta es la lectura de ambos índices. A pesar de la caída del 1,9% que experimentó el Ibex35 en el mes de agosto, la tendencia de fondo sigue siendo alcista mientras la confianza de consumidores y empresariales siga al alza y los resultados de las compañías sigan acompañando, en opinión de Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión aunque sigue viendo que todavía queda una pata al escenario correctivo.  Con todo, los niveles a vigilar son los 10.134 puntos que, en caso de perderlos en cierre semanal, nos harían pensar en que se podrían ir a visitar los 9.800-9.200 puntos. José Lizán, gestor de fondos en Quadriga AM “niveles de 11.100-11.150 hacia abajo es para ir acumulando posiciones. Sí creo que a pesar de este parón – o cierto enfriamiento de las expectativas – es un movimiento transitorio. La recuperación es lo suficientemente sólida para que sigamos teniendo mejoras a futuro.

Aun con todo, los indicadores técnicos de ambos índices reflejan una mejor puntuación del Eurostoxx frente al Ibex –a un punto de distancia-  que queda en suspenso. El selectivo, con tendencia al alza de largo plazo, tiene una puntuación de 4 sobre 10 con todos los filtros técnicos en rojo para seguir viendo esa pata bajista a corto plazo.

 

 

¿Y en el Eurostoxx?

El mes de agosto tampoco ha sido excesivamente positivo para el índice europeo, que se ha dejado un 1,6%. Un índice que , tal y como expilcaba el director de análisis de Estrategias de inversión tampoco consigue adquirir dirección. “Por la parte superior, encuentra resistencia en las referencias técnicas de medio plazo: la directriz bajista que parte del máximo anual establecido en 3.666 que se mueve en paralelo a la media móvil simple de 40 sesiones. Por la parte inferior, encuentra apoyo en la media móvil simple de 200 sesiones y la zona de mínimos comprendida entre 3.407 y 3.392 puntos. Asistimos a un “enfrentamiento” entre los movimientos de medio y largo plazo”.

En indicadores técnicos, el Eurostoxx está en consolidación dentro de una tendencia que es alcista a largo plazo con una puntuación de cinco y con el volumen y la  volatilidad como únicos puntos de apoyo para seguir viendo subidas en el indicador.