Rafael Ojeda, analista independiente, no considera “preocupante” el dato de desempleo que ha publicado esta mañana. 

La cita de esta semana es la reunión del 4 de septiembre que mantendrá el BCE. ¿Qué espera usted de ella?
“Draghi cuando habla lo hace a traición y cuando nadie se lo espera. Para que tenga un efecto lo que dice tiene que ser por sorpresa. No hace lo que se supone que tiene que hacer.

Este jueves debería tomar algún tipo de medida además de los LTRO. Europa se está quedando atrás con un crecimiento muy exiguo. En el momento en el que Alemania ha dejado de tirar del carro el crecimiento se ha estancado.

Es fundamental que entre todos aupemos. Draghi tiene balas en la recámara para poder tomar algún tipo de medida.”

¿Espera nuevos movimientos dentro del mapa bancario español?
“Quedan cosas dentro del mapa bancario español, pero muy poco.

El movimiento de Barclays era muy evidente. La realidad es que a lo largo de los últimos años, la entidad ha perdido 4.000 millones en España. Ha hecho las cosas mal. El negocio español no le aportaba mucho valor y se queda sólo con el apartado de banca de inversión.

Caixabank con este movimiento está a la par que el Santander como las mayores gestoras de España”.

¿Por qué puede estar nervioso el mercado?
“La bolsa americana hace mucho tiempo ya que no es barata y lo que sucede es que los grandes fondos de inversión siguen invirtiendo allí porque no hay muchas más opciones. ¿Qué hago? ¿Vendo y me voy a Europa? ¿Me voy de un mercado donde el 65% de las compañías han batido las expectativas de los analistas y voy a Europa, donde hay riesgo de deflación y la locomotora alemana ha dejado de crecer?

Además, tenemos la fortaleza del dólar. El 1,30/1,31 puede ser un problema para las empresas exportadoras. Si estoy invertido en USA y estoy ganando dinero no saldría para venir a Europa. Los BRICs tampoco son una opción”.

¿Europa está tan mal como nos dicen datos como los PMIs manufactureros conocidos ayer?
“Estamos mal. Al contrario de lo que pasa en USA no tenemos ese ánimo creador de empresas o innovador.

Ahora mismo hay muchas compañías que no están invirtiendo porque tienen el grifo del crédito cerrado. En España estamos mejor, con una prima de riesgo muy baja y un bono por debajo del de USA. Hay mucha demanda de papel en España.

O Draghi obliga a que ese dinero acabe realmente en la economía real o seguiremos como estamos”.