La suerte está echada. Miles de españoles serán agraciados con los grandes premios del sorteo, principalmente el llamado gordo, con 400.000 euros sin descontar impuesto al décimo, y la cuestión es qué hacer una vez dispongan el dinero y cómo invertirlo.
 
Llegó el día en el que se reparte infinidad de ilusión. El momento que muchos esperan para ver si la suerte les asiste y pueden llevar a cabo muchos de esos sueños que tenían en mente. Sobre todo, si la fortuna llega en forma de premio gordo, que dota al décimo con 400.000 euros, 320.000 euros si se tienen en cuenta los impuestos. Aunque no son los únicos premios que se reparten.

Lotería premios


Según los expertos de Kelisto,  alcanzar la máxima recompensa, permitiría que una familia se ahorrara “una media de 33.267 euros en intereses (cálculo basado en la deuda media que mantiene cada hogar en concepto de hipoteca y de créditos)”. 

“Antes de pensar en lo que se hará con el dinero, es esencial que el agraciado tenga en cuenta los impuestos que afectan a estos premios. Gestionar correctamente unos ingresos importantes que llegan repentinamente -como ocurre con la Lotería de Navidad- no es una tarea sencilla. De hecho, el 70% de las personas que reciben unos ingresos elevados inesperadamente lo pierden en pocos años y un tercio de los ganadores de premios de la lotería terminan en bancarrota, una situación que tarda en llegar una media de cinco años. Para no llegar a este punto, los agraciados con un premio como el del Gordo de Navidad deben actuar con cautela, seguir varias pautas y buscar el consejo de expertos”, destaca la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto, Estefanía González.

En materia de impuestos, Hacienda se queda, como mínimo, con 79.500 euros del Gordo. Quienes resulten agraciados con un premio de la Lotería de Navidad tendrán que pagar, al menos, un tributo: el llamado “impuesto de la solidaridad”, un gravamen del 20% que se aplica a los premios que superen los 2.500 euros.

Para un caso como el del Gordo, Hacienda se quedaría con 79.500 euros, es decir, el 20% de 397.500 euros (los primeros 2.500 euros están exentos del pago). Por tanto, al restar esta cantidad, la cifra neta que recibiría el agraciado cuando fuera a cobrarlo sería de 320.500 euros.

Si el afortunado optara por repartir su premio, otro impuesto entraría en juego: el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Este tributo debe ser pagado por la persona que recibe el dinero y varía en función de la Comunidad Autónoma, aunque muchas de ellas prácticamente lo suprimen en el caso de los hijos y los cónyuges aplicando bonificaciones (Madrid, Canarias, Extremadura, Castilla-La Mancha o Baleares, entre otras). 

Otro de los tributos que podrían tener que pagar los agraciados con el Gordo es el Impuesto de Patrimonio. Eso sí, para ello, los bienes de los premiados (incluido el premio) tendrían que sumar más de 700.000 euros, que es el límite exento de pago. Además, teniendo en cuenta que la vivienda habitual está exenta hasta los 300.000 euros, a efectos prácticos la cantidad libre de tributación sería de 1.000.000 euros. La tasa a pagar por este impuesto varía en función de la Comunidad Autónoma, salvo en Madrid, donde está bonificado al 100%.

Ahorro medio lotería


¿Qué hacer con el dinero del premio?

Pero, efectivamente, una vez ya en consideración la materia de impuestos, la cuestión clave es qué se puede hacer con ese dinero del premio. Tal y como asegura Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de Inversión, “lo más importante es hacerlo con cabeza y con una estrategia clara donde se establezcan los objetivos que se persiguen. No vale con sacar una foto del mercado, recomendar y despreocuparse.”

En este sentido, asegura, lo que ha ocurrido este año 2016 “es un claro ejemplo”. Tanto que según Ruiz y como se explicó en la presentación de perspectivas de Estrategias de Inversión para el próximo año, hay poca utilidad de las previsiones económicas a la hora de invertir. Así pues, sería útil “trazar un plan acorde con los objetivos que se persiguen con el incremento de patrimonio, obviamente siendo realistas pues, con los pies en el suelo, hoy no te puedes retirar aunque te toque el gordo”. (Ver: Perspectivas en los mercados para 2017)

Para EFPA España, es importante, si tenemos la suerte de ser agraciados con un gran premio de la lotería, contar con “un asesor financiero cualificado podrá trazar contigo la mejor estrategia para maximizar tu ahorro en el largo plazo y podrá realizar un seguimiento continuo para controlar tu inversión y realizar los cambios necesarios en tu cartera de productos, cuando así lo precisen las circunstancias del mercado”

Según Victoria Torre, responsable de Desarrollo de Contenidos, Productos y Servicios de Self Bank “es importante mantener la calma y no tomar decisiones precipitadas”. Por lo tanto, “lo mejor es establecer una planificación financiera que responda a las necesidades de cada uno, si tiene o no deudas, hipoteca o si quiere apostar por asumir riesgos, por inversiones con grandes ventajas fiscales, etc., y como no, darse un capricho, pero eso sí, siempre que el coste de este no exceda del 10% del total del premio obtenido”.

Siguiendo con esta línea, si el premiado tiene deudas pendientes, una buena idea sería amortizar sobre todo aquellas que acarrean un tipo de interés más elevado. Y aunque muchos optarán por deshacerse del pago de la hipoteca, que conlleva pago de intereses, sin embargo, podría ser interesante “mantenerla en el caso de  aquellas hipotecas de viviendas compradas con anterioridad a 2013 que pueden desgravar el IRPF”.

Para aquellos agraciados en la lotería que tienen un perfil más impulsivo y derrochador, Torre expone que lo más recomendable para no arruinarse es “invertir en activos ilíquidos como bienes inmuebles, vehículos, fincas u obras de arte”. Además pueden optar por contratar un tipo de seguro en el que se paga un capital fijo al principio y “posteriormente la aseguradora se encarga de ingresar todos los meses una cantidad determinada”.

Aunque no es necesario invertir todo el dinero del premio de una tacada. Por eso es importante contar con una planificación adecuada y “diversificar la inversión”. Se puede repartir el patrimonio en activos diferentes como “depósitos, acciones, bonos, incluso entre distintas zonas geográficas, siendo esta una buena forma de diversificar el dinero ganado”.

“En cualquier caso, aquellos a quienes les acompañe la fortuna en esta fecha deberían pararse un segundo a reflexionar y dedicarle un tiempo a la gestión de sus finanzas, para mantener en todo momento el control de sus ahorros y sus inversiones”, puntualiza Torre.