No se salva del mal inicio de año que firman la mayor parte de las compañías españolas en este 2008, pero los expertos aseguran que se trata de una buena apuesta. Su perfil defensivo, la combinación de un fuerte crecimiento con una sólida generación de flujo de caja o la posibilidad de movimientos corporativos avalan a Prosegur y la colocan entre las favoritas de los analistas entre los valores de pequeña capitalización. Además, hasta ahora salva con creces el riesgo divisa que trae consigo su fuerte presencia en Latinoamérica. Sin embargo, desde el punto de vista técnico las cosas pintan más feas porque, de momento, el título sigue inmerso en un canal bajista.
Rocio Arviza

El auge del negocio de la seguridad en todo el mundo es un hecho y no parece que las cosas, de momento, vayan a cambiar. Prosegur lo sabe y por eso lleva a cabo una sabia expansión vía adquisiciones – está presente en 13 países- que no ha dejado de aportarle crecimiento. Y esta política es uno de los aspectos que más gusta a los analistas a la hora de decantarse por Prosegur. David Cabeza, analista de Caja Madrid destaca que sus últimas compras –el 100 por cien de la argentina Xiden o la entrada en la italiana Ivri con un 25 por ciento- “son operaciones pequeñas pero muy bien hechas, centradas en nichos interesantes, como el de la tecnología (sistemas de seguridad electrónicos)”. Además, subraya que la empresa siempre ha mantenido su estrategia de no pagar precios excesivos.

Prosegur tiene a su favor el hecho de que cuenta con balance saneado -su ratio deuda/Ebitda está por debajo de 1 vez- y con una fuerte generación de flujos de caja, algo muy a tener en cuenta en momentos como el actual . De hecho, para los analistas de Deutsche Bank, la compañía de seguridad ofrece “una combinación poco frecuente entre una fuerte previsión de aumento de ingresos a medio plazo y un sostenido flujo de generación de caja”. La entidad alemana otorga un valor objetivo a la compañía de 30,30 euros, aunque la valoración más generosa es la de Gaesco (32 euros) . (ver cuadro de recomendaciones)

últimas recomendaciones sobre Prosegur

recomendaciones
El carácter defensivo de Prosegur en tiempos de “turbulencias” es otro de los argumentos de quienes apuestan por la compañía. Eso y sus razonables múltiplos fundamentales. Xavier Cebrián, analista de Gaesco entiende que las últimas caídas han dejado al valor a buenos precios de compra y que cotiza con descuento respecto a sus competidoras. Mientras, Caja Madrid destaca que tiene un PER 2008 de 12,5 veces, es decir, ratios atractivos para una compañía que muestra crecimientos de doble dígito. Un punto, el del crecimiento, que es otro de los fuertes de la empresa de seguridad. Daniel Mateos, director de asesoramiento y planificación financiera de Barclays Wealth destaca que “la demanda de seguridad no tiene demasiada dependencia del ciclo económico”, por lo que sus beneficios seguirán siendo buenos pese a que se vislumbra un panorama de ralentización. Además, el crecimiento de su negocio para los próximos años dependerá no sólo de España sino también de Latinoamérica.

Brasil, la clave

Prosegur cuenta a día de hoy con una posición de liderazgo en Latinoamérica, donde el mercado de seguridad corporativa todavía es muy inmaduro. El potencial, por tanto, es mucho. Consolidarse en esta zona es clave y sobre todo sacarle más partido a Brasil, que ya es el segundo mercado de Prosegur, aunque no el más rentable. Así que el reto pasa, según Daniel Mateos “por mejorar los márgenes procedentes de este país hasta hacerlos comparables a los del resto de la región”. Sin embargo, es su presencia en Latinoamérica también le otorga a la compañía su principal riesgo.
David Cabeza, de Caja Madrid, señala que “en la medida en la que esta zona del mundo pesa cada vez más en sus resultados, la volatilidad de esa cuenta de resultados será cada vez mayor”. Este año espera que “Brasil represente en torno al 17-18 por ciento de los ingresos del grupo, en línea con lo que supone el resto de Latinoamérica”. Eso sí, por ahora el riesgo divisa no ha supuesto un gran lastre, ya que el real brasileño no ha salido tan malparado como el dólar de su cambio con el euro. Otro de los contras de Prosegur puede estar en la madurez y la competencia del mercado español de la seguridad, que hacen que éste se encuentre más expuesto a presiones al alza en el coste de personal. Sin embargo, en este punto Cheuvreux ve en la reciente propuesta del Congreso para que sea legal contratar a inmigrantes no comunitarios como guardas de seguridad uno de los argumentos para justificar su recomendación sobre la compañía: sobreponderar. 

Posibilidad de movimientos corporativos

No son nuevos los rumores que apuntan a que pueda ser objeto de una OPA. Sobre todo después de la oferta lanzada sobre su competidora sueca Securitas por parte de sus tres mayores accionistas en alianza con la firma de capital riesgo EQT. Y Seguritas ya sonó en su día como potencial comprador de la española. La composición de su accionariado, con varios inversores institucionales de perfil financiero, (ver cuadro) refuerza la posibilidad de una operación sobre Prosegur, pero para Javier Mateos tiene que haber un buen precio. Este experto habla de más de 30 euros para que la familia Gut – que controla a través de Gubel más de un 50 por ciento- pueda estar dispuesta a vender. 


Técnicamente...

Pese a las razones fundamentales que esgrimen los analistas para fijarse en Prosegur, los analistas técnicos señalan que ahora no es el mejor momento para tomar posiciones en el valor. Y es que, para José Manuel Ollero, director de análisis de NOESIS, Prosegur “está enmarcado en un canal bajista”. Una posición que, al margen de rebotes puntuales, “le llevará con mucha probabilidad a sufrir caídas adicionales”. Para ver un cambio de tendencia sostenible es necesario, según Ollero, que supere en cierres los 26 y los 27,50 euros. De lograrlo, sí que “podríamos ver un tramo alcista por encima de los 29,30 euros”.