El primero de ellos fue la oferta de Vodafone por el 100% de Kabel Deutschland, que se realizará a través del pago de 84.5 euros en metálico y 2.5 euros por acción en forma de dividendos. Esta operación “implica un múltiplo Ev/Ebitda de 12.3 veces y podría no alcanzar el grado mínimo de aceptación, en cuyo caso veremos nuevos movimientos por parte de Vodafone como Liberty Global, compañía americana que ya mostró su interés por la alemana”.

En cuanto a la compra de E-Plus por parte de Telefónica, es una operación “en la que la española tiene un alto grado de éxito tras haber obtenido el compromiso de voto a favor dentro de América Móvil, máximos accionistas, de cara a la votación que se celebrará el próximo 2 de octubre”. Una vez alcanzado el objetivo, tendría que ser autorizada la operación por los organismos de competencia alemán y europea, “algo que esperamos se produzca a lo largo del primer trimestre del próximo año”.

Esta operación, valora E-Plus a 8.2 veces el Ebitda esperado para este año, un múltiplo que excluye unas sinergias de entre 5000-5200 millones de euros con una consdieración en metálico de 4100 millones. De esa cantidad, en torno al 50% se financiará a través de emisión de instrumentos híbridos y en torno al 10-20% a través de un incremento de deuda que se contabilizará a partir de 2014. Telefónica no se verá afectada en el corto plazo, lo que nos lleva a valorar positivamente la operación.

La tercera operación importante es la compra de KPN por parte de América Móvil, que valora la compañía en 204 euros por acción. Dicha operación podría no salir adelante toda vez que la fundación KPN ejecutó la semana pasada su opción de emitir acciones preferentes representativas del 50% de los derechos de voto menos una. Al
final América Móvil podría retirar esta oferta porque ésta se encuentra supeditada a la obtención de al menos el 50% de los derechos de voto por lo que recomendamos la venta de KPN en bolsa.

La operación más reciente es la protagonizada por Vodafone en EEUU con la venta del 45% de su participación en Verizon Wireless por 130.000 millones de dólares. Una vez descontado el efecto fiscal, remuneración al accionistas, Vodafone dispondrá de 21.000 millones de dólares para la reducción de deuda y 9.000 millones que irán destinados a la mejora de las infraestructuras existentes tanto en el terreno de la telefonía móvil, que esperamos que incremente el alcance la cobertura 3G y refuerce el despliegue de 4G, como en el segmento de la telefonía fija, en la que mantiene su compromiso de coinversión con Orange en la distribución de la fibra óptica hasta el hogar.

Jazztel ha resultado ser, por el momento, uno de los valores que más se ha beneficiado de los movimientos corporativos del sector. De hecho, hemos visto como tan solo en las últimas semanas se ha revalorizado cerca de un 10%. A pesar de que nuestro valor teórico fundamental es de 6.7 euros por acción, y que se encuentra por debajo del precio de cotización, no tenemos ningún tipo de prima derivada de operaciones corporativas, lo que podrían continuar apoyando el precio de la compañía.

Del lado de Telefónica, excluyendo posibles desinversiones selectivas en algunas filiales, podríamos ver cambios significativos en su participación indirecta en Telecom Italia y esperamos que continúe alcanzado acuerdos para alcanzar infraestructuras de red, como hemos visto con Yoigo en telefonía móvil o con Deutsche Telekom en telefonía fija.