Diego Jiménez, Responsable de Renta Variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, analiza la situación actual de los mercados y cuáles son las mejores accinones en las que centrarse.
¿Hasta dónde podemos ver la caída del precio del petróleo? ¿Ve posible una caída hasta los 20 dólares como hablan muchos analistas?

Nos parece bastante exagerada. Es verdad que si todo se mantiene así y decrecen las importaciones chinas y por otro lado tenemos que la cuota de producción la OPEP no la toca y países como Irak la exceden y países como Irán va a duplicarla, lo que está claro es que tenemos un exceso de oferta y eso siempre va a hacer que los precios bajen. ¿Hasta dónde puede caer el petróleo? Evidentemente el límite es cero. El suelo es cero como en todos los activos. Nosotros siempre habíamos pensado que 40 dólares era un nivel más que lógico, porque es un nivel en el que prácticamente todas las instalaciones americanas de shale oil, fracking, son inviables y muy poco rentables. Creemos que al fin y al cabo ese ha sido el objetivo siempre de Arabia Saudí. Por otra parte a esos precios vemos como muchos países tanto miembros o no de la OPEP están produciendo petróleo por debajo del precio de extracción. Por eso pensamos que ese 40 que ya ha sido perforado realmente es un buen suelo para empezar hablar.

¿Qué podemos esperar para los mercados con la reunión de la Fed que ya tenemos la semana que viene? ¿Puede generar más volatilidad e incertidumbre para los mercados?

Sin duda porque lo que hay aquí son dudas. Esa incertidumbre es lo que genera la volatilidad. Aunque la volatilidad en las bolsas americanas no está en absoluto alta. En cuanto a qué podemos esperar nosotros pensamos que habrá una subida de tipos de 25 puntos básicos, pero lo que esperamos como agua de mayo es un mensaje tranquilizador. Reforzar la idea de que la subida de tipos va a ser muy gradual. Cualquier movimiento se va a monotorizar de forma exhaustiva por parte de la Fed y todos los movimientos van a ir dados para que la economía vaya mejor en Estados Unidos. Principalmente para que haya tranquilidad en los mercados.

En España tenemos además el factor clave de las elecciones. ¿Quizá hasta que no pase esta fecha vamos a seguir con estas dudas en el mercado español?

Hemos visto esto en el comportamiento entre la bolsa italiana y la bolsa española. El mercado italiano por fin puede beneficiarse de esa estabilidad política que hay. En cambio en España siempre ante unas elecciones el mercado se pone algo más nervioso. Es otro de los factores que pueden generar cambios y eso genera dudas e incertidumbre y es algo de lo que los inversores huyen. Pasadas las elecciones sí que podemos ver más estabilidad en los mercados y podemos ver algo más de subidas.

Dentro de valores Gas Natural últimamente recibe recomendaciones negativas. ¿Qué podemos esperar para la acción?

Nosotros la verdad es que con el sector seguimos siendo muy positivos. El sector eléctrico después de los esfuerzos en el cambio regulatorio por parte del gobierno y de las compañías creemos que se ha asentado el marco. Por otra parte, de Gas Natural nos gusta mucho cómo abrió sus fronteras y cómo se fijó en Latinoamérica. Pero lo que no preocupa es el endeudamiento. Entonces siempre las agencias de calificación crediticia cuando hay cierto runrún de operaciones corporativas si la compañía tiene un alto nivel de apalancamiento siempre les avisan de que si hacen compras ahora se puede bajar el rating. La semana pasada sonó para hacer una operación corporativa en Australia y de ahí ese aviso de las agendas de rating.

Inditex presenta mañana cuentas, ¿qué podemos esperar de la compañía?

Lo primero que podemos esperar es sin duda sorpresas. Hace ya más de diez trimestres que no tenemos unos resultados de Inditex por debajo de expectativas. Lo que pasa es que esta compañía genera siempre tantas expectativas que en algún momento puede llegar a decepcionar. Nosotros creemos que a estos niveles ya está cotizando unos crecimientos que pensamos exagerados. De todas maneras sí que creemos que va a haber buenas cifras de venta en todas sus superficies. Vamos a estar muy pendientes del negocio online y del impacto de las divisas en sus cuentas.

¿Pese a la corrección que hemos visto en estos días sobre el valor consideraría que no es interesante entrar en estos momentos?

Pensamos que por encima de 31 euros Inditex está sobrevalorada con los datos con los que jugamos en este momento.

¿Sobre Telefónica que se puede decir sobre todo después de los resultados electorales de Venezuela?

Qué duda cabe que para el mercado venezolano las expectativas son mejores. No ha parado de bajar la valoración de los activos en Venezuela. Tenía un dividendo de más de 1.000 millones de dólares que nunca pudo sacar del país. Entonces aquí el cambio sí que podría ser a mejor. Pero Telefónica tiene un grave problema en Brasil, que ha sido su gran apuesta. Es el mercado que más peso tiene en sus cuentas y esas apuestas comprando GVT y demás era para hacer algo convergente y conseguir ser líder en un mercado que parecía que iba a comerse el mundo. Ahora mismo Brasil está en una recesión galopante y esas ofertas convergentes desde luego van a tener que bajar. Las estimaciones de clientes y nuevos suscriptores claramente no van a cumplir las estimaciones. Con lo cual pensamos que a Telefónica le quedan dos años bastante complicados.

¿Qué valores vería atractivos en estos momentos?

Nosotros lo primero que hay que decir es que seguimos siendo optimistas con la inversión en renta variable principalmente por eliminación. Pensamos que los tipos van a estar cercanos a cero en Europa durante al menos dos años y también bajos en Estados Unidos con lo que no va a haber ese efecto rebote o dominó. Estando las materias primas como están creemos que la bolsa es una buena inversión. Por eso vamos a ver mucho dinero conservador entrar en bolsa y ese dinero siempre va a los grandes nombres, a los que más pagan dividendo a compañías con visibilidad y recurrencia de resultados y ahí es donde están nuestras apuestas favoritas. Iberdrola sin duda, Red Eléctrica, Enagás; nos gusta Acciona, Abertis por presencia en mercados maduros y emergentes; y en la banca que pensamos que se pueden beneficiar del empuje al crédito que dé el BCE nuestros favoritos son BBVA, Bankia y Santander.