Diego Jiménez, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank, analiza la situación actual de los mercados con atención especial a China, y sobre valores concretos del mercado español
Todos los agentes del mercado están pendientes de cómo se encuentra China. ¿Será ese el motivo de preocupación hasta que en septiembre tome el relevo la Fed con la subida de tipos?

Sin duda ha sido el foco de inestabilidad y el mayor aporte de volatilidad de un verano que, por otra parte, casi siempre por el bajo volumen de negociación viene cargado de volatilidad. A nosotros no nos preocupa tanto ni el crecimiento chino ni la bolsa china, sino esta inestabilidad que está trayendo a los mercados.

En el caso de la devaluación del yuan vimos cómo tuvo peso para compañías con peso en la economía asiática como el caso de Inditex o ArcelorMittal. ¿Cree que durará el castigo a este tipo de compañías o ya ha pasado lo peor?

Lo principal para ArcelorMittal no es tanto la exposición directa al mercado, sino el precio del mineral de hierro. Todas las materias primas se han visto en una espiral bajista principalmente creada por las posiciones cortas que han tomado los hedge funds y eso ha hecho que el material de hierro haya caído. En cuanto a Inditex, su exposición a Asia es importante. Todas las divisas han caído por esa depreciación del yuan y desde luego el impacto también es bastante importante. También hay que tener en cuenta que gran parte de los costes de Inditex están denominados en esas divisas con lo que así se atenúa un poco el efecto. Lo que sí pensamos es que tiene fecha de caducidad esta volatilidad y que llegará la calma porque el gobierno chino tiene multitud de medidas y gran munición para controlar la moneda o la economía del país.

¿Cree que ya ha pasado lo peor entonces?

Pensamos que lo peor ha pasado y que China sigue siendo un gigante que se mueve a muy buen ritmo y que no tiene visos de parar este crecimiento que tiene cada año.

En las últimas semanas hemos visto que hay compañías como OHL o Abengoa que se han lanzado a hacer ampliaciones de capital. ¿Sería buen momento para entrar en estas empresas cuando se hagan efectivas estas ampliaciones?

Nosotros siempre aconsejamos una cosa: cuando hay una ampliación de capital siempre hay que mirar por qué se hace esa ampliación. En el caso de Abengoa no nos ha parecido mal del todo porque el objetivo de esa ampliación de capital ha sido comprar deuda. Está pagando unos intereses bastante importantes. La otra parte, que es para mejorar activo circulante por baja generación de caja no nos gusta tanto. Las ampliaciones que son para crecer nos parecen bien, pero las que son para salvar a la compañía, no nos gustan.

Hablando de Abengoa en las últimas semanas hemos visto cómo ha caído sobremanera. Ayer lo dejamos en los 0,88 euros. ¿Dónde podemos colocar el suelo de esta compañía? Se lo digo porque los acreedores han confirmado, con más claridad en las cuentas, que cubrirán la ampliación de capital, lo que parecería en principio una buena noticia…

La noticia es buena. Lo que pasa es que ayer tuvimos una mala noticia que fue que llegó la primera demanda para Abengoa por manipulación de precios y ocultación de la verdad precisamente por este tema de la ampliación de capital. En cuanto a suelo, nosotros creemos que el castigo sin duda es exagerado. No pensábamos que Abengoa valiera 3 euros, pero tampoco que valga 0,75 como está cotizando ahora. Ha caído más de un 60% en lo que llevamos de mes y ha pasado de ser el mejor valor del Ibex 35 al peor valor en solo un mes y medio. Entonces pensamos que es exagerado tanto lo anterior como ahora. Pensamos que a estos múltiplos Abengoa igual está barata.

Recientemente se ha publicado que la morosidad de la banca española está en su nivel más bajo desde 2013. Hay entidades como las grandes que están por debajo de la media y sin embargo hay otras como Popular y Bankia que superan este porcentaje. ¿Cree usted que es momento de tener bancos en cartera de cara a la última parte del año?

Nosotros llevamos teniendo bancos en cartera, principalmente BBVA y Bankinter, desde hace bastante tiempo y nuestros analistas han impulsado la idea de Bankia. Así como mirábamos con recelo esas cuentas de Bankia en el último trimestre de 2014 y primero de 2015, la verdad es que creemos que el equipo directivo de Bankia ha hecho una gran labor. Vemos como esa morosidad está dejando a ser un problema, aunque todavía estamos por encima del 10% que es algo que no nos gusta, pero que duda cabe que el crédito vuelve a fluir que los márgenes empiezan a funcionar y que todos los bancos están dejando unos ingresos que antes no había. Parece buen momento para el sector financiero español

Como decía, otro de los focos que va a acaparar la atención de los mercados es la posible subida de tipos de interés en Estados Unidos en septiembre. Hay muchos expertos que creen que podría retrasarse hasta diciembre. ¿Ustedes qué postura tienen al respecto?

Pensamos que se puede retrasar. Vamos a ver si en las actas de la última reunión nos pueden dar una pista más. Veremos también con el IPC americano si efectivamente muestra que no hay presiones inflacionistas. Desde luego no hay un sobrecalentamiento de la economía norteamericana y los mismos miembros de la Fed ven que los datos de empleo son buenos, pero tampoco son para tirar cohetes. El empleo que está habiendo es algo precario y no hay presión inflacionista en los salarios. Por eso vemos que igual septiembre puede ser pronto para subir los tipos porque también hemos visto como la Fed siempre ha luchado contra la inestabilidad. No quieren ser otro foco de inestabilidad, por lo que es posible que esperen. Por eso creemos que puede ser en octubre y ya no en diciembre, aunque no haya rueda de prensa posterior.