Los inversores españoles no son ambiciosos o, al menos, son más cautos que los de otros países. Eso es, al menos, lo que deja al descubierto la tercera Encuesta a Inversores Particulares Españoles de 2014 de Natixis Global Asset Management NGAM. 
Una de las conclusiones de la tercera encuesta realizada a inversores particulares por parte de esta gestora, el 69% de los que han participado está dispuesto a fijar un objetivo de rentabilidad independiente del mercado. Es más, tres de cada cuatro personas están más que satisfechos con alcanzar sus objetivos de inversión anuales aunque eso supusiera una rentabilidad inferior a la del mercado.

De acuerdo con esta encuesta, un 64% de los entrevistados ha tratado con su gestor este tema. Es decir, le ha propuesto fijar un objetivo personal y, de hecho, están más peocupados por no cumplir con ese umbral que con la posibilidad de ganar menos de lo que lo hace el índice de referencia que tiene su gestor.

Aún con estas cifras sorprende que sólo el 71% de las personas que han participado en este estudio afirma que conoce la rentabilidad anual que debe tener su inversión para alcanzar las metas que se ha impuesto al iniciar sus ahorros.

Además, podría decirse que en nuestro país somos algo conformistas cuando nos enfrentamos a los mercados. Según la encuesta de NGAM, un 58% de los entrevistados afirma que el éxito consiste sólo en ganar en lugar de perder. Es más, algunos apuntan, incluso, que es una victoria no perder el principal.

De todos los inversores sólo el 17% considera que la victoria consiste en que su fondo de inversión bata al mercado.

Sophie del Campo, Directora General para Iberia de NGAM International Distribution tiene otra visión: "Los inversores españoles no solo están interesados en batir al mercado, sino que comienzan a tener una visión más personal del riesgo y la rentabilidad. En este sentido, piden a la industria que avance hacia el benchmarking personal, para que les ayude a comprender mejor sus objetivos y sus niveles generales de tolerancia al riesgo".

En cualquier caso, según del Campo, parece que hay un cierto cambio de actitud con respecto a anteriores encuestas. Aunque un 82% del total optaría por la seguridad del capital frente a la rentabilidad si tuviera que elegir. El cambio es que esta vez un 64% de los inversores españoles menciona el crecimiento de los activos como una prioridad cada vez mayor frente a su protección.

Otro de los aspectos destacables de la encuesta es que sólo un 40% de los inversores españoles tienen un objetivo para su jubilación y sólo un 20% un plan para lograrlo.

Y esto ocurre cuando más de un 60% espera poder dejar de trabajar a los 65 años. Los resultados del estudio apuntan a que . “el 36% tiene poco o ningún conocimiento de los ingresos anuales que necesita para vivir cómodamente durante la jubilación y el 45% de los inversores españoles tiene poco o ningún conocimiento de la rentabilidad anual que necesita para cumplir sus objetivos a largo plazo. Además, el 46% tiene poco o ningún conocimiento de las estrategias necesarias para lograr una rentabilidad constante a lo largo de los ciclos del mercado”. 

Según Natixis, a la encuesta han contestado un total de 500 inversores en nuestro país.


volatilidad en los mercados