Estamos cerca de encarar la campaña veraniega que supone el momento en el que las aerolíneas tienen mejor comportamiento por el incremento del turismo. ¿Este viento de cola puede ser aprovechado en los mercados o es mejor estar al margen?
 

Fueron de las que volaron más altas sobre los parqués europeos en los últimos años. Las aerolíneas se empezaron a ver beneficiadas una vez el precio del crudo comenzó su desplome en junio del 2014. Y lo hicieron porque el  queroseno, el combustible que utilizan los aviones y que depende del petróleo, también sufrió un abaratamiento como consecuencia de este descenso tan abrupto del oro negro.

Eso, unido a la mejora del consumo en Europa, provocó que la industria aeronáutica gozase de un importante viento de cola que tuvo su reflejo en el panorama bursátil. Las acciones de estas compañías se vieron compensadas con avances suculentos sustentadas por unas cifras de negocio in crecendo. Parecían imparables y funcionaban como valores defensivos ante cualquier turbulencia que pudiera aparecer.

Todo empezó a cambiar cuando el sentimiento bajista comenzó a merodear a los mercados. Su evolución en bolsa cambió, más si cabe, desde el arranque del 2016. Desde entonces solo Air France logra encontrarse en positivo, con alzas que suman el 8,4%. El resto de las empresas más importantes de este sector del Viejo Continente, están en negativo: IAG (-15%), Lufthansa (-8%), Easyjet (-17%) y Ryanair (-14%).



Asimismo, para desgracia del sector y de todas las acciones ligadas al turismo, también afectó un factor con el que en principio no se contaba: el terrorismo. El miedo desde los brutales atentados de París se ha visto reflejado de manera generalizada en estas compañías.

Paradójicamente, la líder francesa, Air France, es la única que destaca en cuanto a revalorización desde ese momento con alzas del 15%. Al margen de esta y Lufthansa, cuyo rendimiento es del 4%, el resto plasma minusvalías en sus cotizaciones. Es el caso de IAG (-19%), Easyjet (-18%) y Ryanair (-8%).
 

Recorrido en bolsa de las aerolíneas europeas

 


¿Pero cuáles son los aspectos fundamentales a tener en cuenta en 2016 más allá de este tipo de temores? Los últimos datos de la Agencia Internacional del Transporte Aéreo (IATA) muestran que el mercado mundial de transporte aéreo de pasajeros continuó su fuerte inicio de 2016, con un crecimiento anual del tráfico de aceleración hasta el 8,6%. Se observa que el crecimiento anual se acelera en todas las regiones, excepto en Asia Pacífico.

En total, el crecimiento de toda la industria en términos interanuales –hasta finales de febrero, que son los últimos datos que se conocen–  es del 7,8%, en comparación con el mismo período en el 2015, lo cual supone el comienzo más fuerte desde el 2008, que curiosamente también fue un año bisiesto. De manera más general, la tendencia al alza en el tráfico desestacionalizado sigue siendo contundente.

 

 

 

Volumen de tráfico aéreo


Ateniéndonos a los diferentes aspectos fundamentales a considerar en las principales compañías lo que vemos es que muchas de ellas cotizan con un importante descuento después de los últimos retrocesos que han vivido. Es el caso de IAG, cuya ratio PER se ubica en las 11,6 veces las ganancias; de Easyjet que cotiza a 10,52 veces los beneficios; o Lufthansa, que actualmente es la que está más barata, puesto que su ratio PER se establece en los 3,77 veces los beneficios.

 

 

 

 

PER de las aerolineas europeas

 


Por otra parte, siguiendo esta línea de análisis fundamental, la ratio precio y valor contable (activos menos deudas) muestra que hay compañías que no cotizan a múltiplos elevados. Como puede ser el ejemplo de Lufthansa (1,1), Easyjet (2,6) o IAG (2,9). Estos datos evidencian que no hay sobrevaloración en su desarrollo en los mercados y que, quizá, puedan tener potencial de revalorización para el largo plazo.

De igual manera sucede si miramos la rentabilidad por dividendo de cada una de ellas. En el caso de Easyjet es la más elevada, dado que asciende hasta un 3,8% sobre precios actuales. Le siguen Lufthansa (3,6%) e IAG (2,9%). Por eso, estas tres compañías son las que gozan de mayor viendo de cola en estos momentos.

 

 

 

 

Rentabilidad por dividendo aerolineas europeas

 


En última instancia, si echamos un ojo al potencial de revalorización para las aerolíneas según datos extraídos del consenso de mercado vemos que puede ser interesante optar por algunos de estos valores. Sin ir más lejos, IAG tendría un potencial de subida del 42% sobre los niveles actuales. Ryanair tendría un potencial de revalorización del 26%, Easyjet potencial de incremento del 20,3%, Lufthansa de un 9,13% y, por último, Air France de un 6,13%.

 

 

 

 

Potencial de subida en bolsa de las aerolineas