IBEX 35

El Ibex 35 terminó la semana sin consolidar los 8.000 puntos. Este nivel se configura como poco más que resistencia psicológica pues, para pensar en que el Ibex35 volviera otra vez a máximos “deberíamos ver una superación al cierre de los 8.200 puntos”, indica Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse. De hecho, este experto considera que “el movimiento lateral en el que se encuentran los precios del Ibex 35 desde septiembre del pasado ejercicio se perfila para ser una formación de cambio de tendencia, conocida como Hombro - Cabeza - Hombro. Ya habría confirmado la formación con la ruptura de la Neck Line, por lo que los precios del Ibex deberían irse hacia niveles de 7.000 puntos”.

Parece que el desenlace de este movimiento lateral dependerá, como no, de manos ajenas. “Por una parte, del devenir de las bolsas mundiales que, si rompieran al alza y confirmaran máximos, darían un espaldarazo a nuestro selectivo nacional; así como de los movimientos macroeconómicos y las actuaciones en política monetaria de la Fed y el BoJ”, justifica Turazzini.




DAX

La semana pasada el índice alemán sufría un importante recorte en medio de rumores: que si una importante venta por parte de un bróker, que si una posible rebaja de rating al país (que se quedó en prácticamente anecdótica cuando dicha revisión vino desde una agencia casi desconocida como Egan Jones), así como de desafortunadas palabras de su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, calificando de excesiva la liquidez en los mercados... todo ello llevó al Dax a cerrar la semana en mínimos anuales. En este punto, Juan Enrique Cadiñanos toma como referencia clave el nivel de soporte de corto y medio plazo de los 7.446 puntos. “Mientras los aguante, podremos ser optimistas aunque, bajo mi punto de vista, considero que los precios del índice alemán deberían perder niveles de soporte de corto plazo y buscar apoyos en los segundos soportes, como son los 7.000 puntos”.

Aunque el soporte de los 7.446 puntos dé cierta calma tensa, “sólo por encima de los 7.865 puntos se romperían posibles pautas bajistas y se buscaría un objetivo hacia los 8.120 puntos”, indica Gisela Turazzini, co-fundadora de BlackBird, quien no descarta este escenario porque “con la superación de los máximos históricos de las bolsas americanas, creemos que el Dax podría confirmarlos también”.




S&P 500
Según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, otro factor que puede jugar a favor de la bolsa española y del resto de bolsas europeas es “la resistencia infranqueable de Wall Street a las caídas”. Esta resistencia se ha hecho incontestable estos días, con retrocesos sobradamente justificados por datos macro (PIB China, menor creación de empleo mensual en EEUU) y por trágicos sucesos (atentado de Boston), pero que no han llevado en ningún caso a perder soportes de relevancia que, en el caso del índice director de este mercado, el S&P 500, pasan por los 1.550 puntos. Por encima de los máximos históricos del S&P 500 no está nada escrito, así que, vía libre.

Pero, ¿y si viéramos una corrección por debajo de estos niveles? No puede ser descartada pues, como avisa Juan Enrique Cadiñanos “el S&P está formando un triángulo expansivo de medio plazo que, de perder su línea de suelo, debería llevar los precios de éste hacia niveles de 1.420 puntos, por lo que estaremos atentos a la pérdida, al cierre de los mínimos y soporte de medio plazo de los 1.530 puntos”.



DOW JONES
Aunque en el último mes y medio, desde que el Dow Jones batiera por primera vez sus primeros máximos históricos, este índice ha sabido aguantar el tipo, Gisela Turazzini nos alerta de un patrón potencialmente muy bajista por la formación de una cuña ascendente de muy largo plazo. La experta detecta esta fatídica figura “en la sucesión de máximos crecientes con una notable pérdida de fortaleza”. El desgaste del Dow Jones se hace latente con los débiles movimientos de las últimas sesiones y con el 30% de las industriales formando techo.

Pero, por otro lado, si nos ceñimos al análisis técnico, tras la ruptura de la zona de 13.650 puntos, se ha completado la pauta impulsiva que debería llevar al índice a la parte alta del canal alcista de largo plazo, en los 15.000 puntos. ¿Solución? Cubrirnos las espaldas, “por lo que en los 15000 puntos ajustaremos los sistemas de salida con medias móviles de 20 días para dejar que el mercado tome la decisión de si quiere o no descansar”.