Jaume Puig, director general de GVC Gaesco, analiza la situación del mercado con la mirada puesta en la reunión del BCE de este jueves y las futuras subidas de tipos en EEUU.

Se especula con que la banca española podría hacerse con Banco Espírito Santo, ¿cree que sería una oportunidad?
BES era un reputado banco en Portugal y entiendo que todos los bancos españoles o muchos de ellos deberían, como mínimo, analizar la operación. Condiciones al margen, es una operación suficientemente atractiva para que muchos bancos españoles puedan verla.

¿Esperan alguna sorpresa de cara a los tests de stress?
No esperamos sorpresas, aunque están condicionados por ejemplo, por los avales del Estado sobre los créditos fiscales. Estas ayudas van a facilitar que las pruebas salgan bien.

¿Ve factible algún movimiento corporativo en el sector bancario en caso de que haya entidades que no aprueben los tests de stress?
Con independencia de los tests de stress no ha acabado su proceso de integración, por lo que vamos a ver más ampliaciones de capital y más movimientos corporativos.

Esta semana tenemos reunión del BCE, ¿cree que anunciarán un programa de compra de bonos?
No, el BCE está administrando muy bien los tiempos, tomando las medidas cuando tienen mayor impacto, por lo que, aunque creo que llegará a tomar esta medida, no será ahora, sino más adelante.

¿Cree que hay peligro real de deflación?
Es muy pronto para saber si hay peligro real de deflación pues, como dijo Draghi en mayo, un euro caro hace que la inflación esté baja. Por ello, para saber si hay peligro de deflación, debería haber una moneda cerca de su poder adquisitivo. Lo que sí es verdad es que las palabras de Draghi han tenido un enorme impacto en el euro que ha ido depreciándose y, cuando llegue a su justo valor, veremos si realmente hay tensiones deflacionistas o baja inflación. La paridad del euro-dólar se sitúa en 1,17.

¿Sigue siendo la renta variable española un activo en el que invertir?
Sin lugar a dudas, pues la bolsa española está muy barata y su valor fundamental está por encima de los 13.000 euros. Además, la renta variable de la zona euro también tiene atractivo a corto plazo y se verá beneficiada por la caída del euro que beneficia los beneficios empresariales aumentando la cuota de las empresas españolas en el crecimiento mundial.
De hecho, los efectos beneficiosos de la bajada del euro se van a notar en los resultados del tercer trimestre y, aún más, en el cuarto trimestre del año. Los analistas poco a poco van a ir incorporando en sus pronósticos un euro más débil, lo que también ayudará.
Hay que tener en cuenta a qué empresas les puede beneficiar más o menos debido a que mantengan su estructura de costes en euros y sus venta en otras divisas. Aquí habrá muchas empresas grandes que se beneficiarán y aún más muchas medianas.

¿En qué sectores ve oportunidades de inversión?
El sector asegurador sigue siendo un sector barato y protegido ante cualquier subida de tipos de interés largos. También el sector industrial sigue barato y vigilaría los sectores sensibles a los tipos de interés largos, pues con la bajada de tipos de interés, sectores como las utilities o empresas como Red Eléctrica y Enagás han tenido un recorrido grande, pero a partir de ahora lo van a hacer peor. De hecho, estas empresas no están baratas ya y el escenario de tipos de interés puede cambiar ostensiblemente perjudicándolas.