La bolsa española ha sido duramente golpeada por la volatilidad del mercado. De los índices europeos es el que peor se ha comportado con diferencia. Esto provoca que muchos valores se hayan abaratado y que ahora pueda ser un momento para entrar de cara a la búsqueda de un rebote a corto plazo o para realizar una inversión de más largo plazo.
 
La cautela es la herramienta que, por encima de todas, ha de usarse con mayor ímpetu en un entorno en el que volatilidad campa a sus anchas y que extiende su sombra durante ya bastante tiempo. Esas idas y venidas en las bolsas son las que han servido para que se abaraten y hayan llegado a niveles de hace varios años. Penalizando con mayor fuerza al selectivo de referencia del mercado español.

Ante la cuestión de qué hacer, o de qué medidas se pueden realizar en este escenario en el que la incertidumbre florece en consonancia al avance del calendario, muchos optan por estar en liquidez. Que pase el temporal y cuando salga el Sol volver a tomar posiciones para obtener rentabilidades suculentas.

Por el contrario, otros inversores, ante este abaratamiento de la mayoría de las acciones del mercado español, empiezan a mirar ya cuáles pueden ser oportunidades de inversión para el largo plazo. Es decir, qué valores lo harán mejor cuando se produzca un giro en la bolsa.

Para ello, por técnico o por la escena fundamental que puede cambiar a futuro, hacemos mención a dos títulos cuyo futuro en el parqué español puede ser más que interesante a unos años vista. En este sentido, los que entrarían dentro de esta selección sin lugar a dudas serían Acerinox y Repsol. Ver: 4 acciones para un rebote​

ACERINOX

La primera de ellas en este mismo instante presenta un aspecto técnico muy deteriorado como consecuencia del goteo constante del precio de las materias primas, en especial del acero, y por el miedo que genera la situación de China. Actualmente, nuestros filtros técnicos lo sitúan en fase bajista, con una puntuación de dos puntos sobre 10 posibles, y con una tendencia a la baja bastante clara.

Por el contrario, en el momento en el que el mercado realice ese giro esperado podría ser una de las más beneficiadas. Según comentaba Luis Francisco Ruiz en un reciente artículo, Acerinox, “por encima de 8,646 puede buscar los 9,433”.



“La acción escala posiciones con verticalidad después de establecer un mínimo anual en 7,037 y el comportamiento que viene respaldado por un amplio incremento en el volumen de contratación y que activa señal de compra en el oscilador MACD que perfila divergencias alcistas”, explica Ruiz. “En estas condiciones consideramos que se puede trabajar con un escenario de rebote dentro de la tendencia bajista primaria desarrollada en los últimos meses”, añade.

Acerinox técnico


En este sentido, cabrían dos opciones para el valor: “la primera es acompañar una posible ruptura de 8,646 que es máximo reciente y aproximación de la media de 40 sesiones con siguiente nivel de llegada en 9,433 que es aproximación de la directriz bajista primaria trazada en el gráfico”. La segunda opción es probar “largos en el soporte intermedio situado en 7,469, en este caso, el stop quedaría por debajo del mínimo anual establecido en 7,037”.

REPSOL

Es otra de las compañías que ha sufrido un importante revés en los últimos tiempos. En el caso de la petrolera española ha acusado especialmente el descenso del precio del crudo, que ha llegado a niveles mínimos del año 2003. Eso ha provocado un deterioro importante en su balance y en su cotización bursátil.

Centrándonos en nuestrofiltros técnicos lo que vemos es que Repsol recibe una puntuación de 1 puntos en una escala que oscila del cero al 10, mientras que su tendencia es bajista. Pero en este marco ha podido generar una oportunidad de entrada al corto plazo para un rebote inminente y, por qué no, en un espacio temporal más largo con una recuperación del petróleo en el horizonte –no sabemos si cercano o más lejano–.  En esta línea, Luis Francisco Ruiz también observa que “las amplias divergencias alcistas permiten trabajar con un escenario de rebote”, para el valor.

Repsol Indicadores


“El oscilador MACD activa señal de compra acompañado por amplias divergencia alcistas y un amplio repunte en el volumen de contratación y estas condiciones que favorecen la formación de un suelo y que permiten trabajar a favor de un rebote en contra de la tendencia bajista primaria desarrollada en los últimos meses”, comenta el analista.



Repsol técnico


Asimismo, habría dos opciones “la primera es esperar a que el rebote gane cuerpo y el precio supere 9,70 confirmando ruptura de directrices bajistas secundarias buscando la siguiente resistencia establecida en 11,02”. La segunda opción, más arriesgada, “es probar largos en el soporte intermedio situado en  8,32 estableciendo un stopinferior al mínimo anual situado en 7,95”.

Por último, Gemma Hurtado, Gestora de Mirabaud Equities Spain, señalaba en una entrevista reciente que tienen una visión muy positiva para los dos valores. “Durante los últimos meses hemos visto a las materias primas impactadas de forma muy negativa por las expectativas de desaceleración del crecimiento global, viéndolas cotizar a  niveles mínimos de 10 años, pero pensamos que para estas compañías el peor escenario ya está en precio y algunas de ellas podrían ofrecer oportunidades de inversión muy atractivas”, analizaba.