El momento de la economía en Estados Unidos pasa por un momento clave tras el shutdown. Ni Demócratas ni Republicanos se han puesto de acuerdo para aprobar los presupuestos del país y los mercados se encuentran en un mar de dudas que no genera sino incertidumbres en muchos de los inversores. En este contexto, y como comienzo del mes de octubre, más de medio centenar de compañías presentan dividendos a sus inversores, después de los beneficios obtenidos en el segundo trimestre del año.


Dado este entorno, en el que también se encuentra el debate del techo de deuda en el disparadero en la agenda política de la Administración Obama, tener la seguridad de que las empresas en las que hemos realizado alguna inversión van a retribuirnos. Sobre todo conociendo los vaivenes que se pueden producir en los mercados y la incógnita sobre los niveles de volatilidad en las próximas fechas.


Sin embargo, a tenor de toda esta situación a nivel global en el país norteamericano, inversores de renombre como Jim Cramer
no ven un buen momento para invertir en renta variable en firmas que cotizan en la bolsa estadounidense. En una entrevista concedida a la CNBC aseguró que “se puede vender en octubre y luego comprar más barato en noviembre”, además de que nos encontramos “en una fase muy temprana de la fase de caídas de la bolsa y lo que lo ha salvado es el retraso del tapering”.  Eso sí, Cramer avisa que la inversión en dividendos puede ser muy positiva. (Ver noticia)

Así, Mark Mobius también recomienda que se invierta en compañías que pagan dividendos a sus inversores. "Es muy positivo que una compañía pague dividendos a sus accionistas y aún le sobre suficiente efectivo para expandirse y realizar las inversiones de capital necesarias. Para nosotros, las empresas que suelen distribuir dividendos son especialmente atractivas. Creemos que si el equipo de administración de una empresa se centra en el mejor interés de los accionistas, la empresa puede tener más éxito”, asegura.


Crecimiento del pago de dividendos

Asimismo, en los últimos periodos ha destacado el creciente pago de dividendos a los inversores por parte de las empresas estadounidenses. Sin ir más lejos, S&P informó que los dividendos para el S&P 500 subieron un 15,49% en el segundo trimestre, mostrando el decimocuarto periodo consecutivo en el que los dividendos se han incrementado en más de un 12%. En el segundo trimestre, el S&P 500 pagó dividendos 8,61 dólares.  



Esta tendencia tiene sentido, sobre todo si recordamos que los beneficios de las compañías estadounidenses cotizadas están en máximos históricos por encima, incluso, del pico de 2007.

Beneficios empresariales del S&P 500


JP Morgan y Verizon, los más atractivos

De entre las firmas estadounidenses más destacadas que pagan dividendos a sus accionistas en octubre se encuentran JP Morgan y Verizon. La entidad financiera, que se aprovechó del llamado por los analistas el “boom bancario” en Estados Unidos, retribuirá un dividendo por acción de 0,38 dólares (2 de octubre), mientras que la empresa de telecomunicaciones más importante del país compensará a sus inversores con 0,53 dólares (8 de octubre).

Pero no son las únicas empresas destacadas que cotizan en el parqué neoyorkino que, durante los próximos 31 días, pagarán dividendos a sus accionistas. Otras empresas que también acuden a esta cita con sus accionistas son MasterCard u Oracle. La entidad emisora de tarjetas de crédito pagará con un dividendo de 0,60 dólares por título a sus inversores (7 de octubre), mientras que Oracle aportará 0,16 dólares por acción a cada uno de sus accionistas (4 de octubre).