La posibilidad de que la banca europea sea el foco de una nueva crisis ha provocado un verdadero tsunami en bolsa que ha arrasado a su paso a todo el mercado. Sin embargo en la entidad británica creen que los problemas que pesan sobre el sector no suficientes como para generar tanto miedo, ni en la renta variable, ni en los márgenes de sus emisiones de deuda.
 
Desde que comenzó el año, el sectorial del Eurostoxx cae más de un 25%; de hecho la industria ha sido el epicentro de gran parte de las convulsiones que se viven en estos momentos en bolsa.
 
Tanto que las valoraciones de algunas emisiones de bonos de muchas entidades financieras han alcanzado niveles que en otras ocasiones nos estarían marcando que estamos al borde de una debacle. Sin embargo, los analistas de Barclays consideran que no sería el caso y que aún hay oportunidades para poner nuestro dinero en algunas emisiones de bonos.
spread bancos

 En un reciente informe de la entidad, los expertos consideran que las razones que han motivado estas caídas son la debilidad macroeconómica, la exposición de algunas entidades a algunos mercados emergentes y a las materias primas. Tampoco hay que dejar atrás algunos problemas concretos  como todo lo que ocurre con los bancos italianos y con Deutsche Bank
 
En la firma británica comentan que “los obstáculos a los que se enfrentan los bancos europeos ha afectado a sus valoraciones, aunque no deberían haber desencadenado una expansión de los márgenes del crédito hasta niveles que marcan niveles de stress”.   
 
En concreto, explican que “al contrario de lo que ocurría en las crisis de 2008 y 2011, cuando el deterioro de la calidad de activos y la contracción de la liquidez pesó mucho en el aumento de los spread de los bonos del sector, los catalizadores de la banca en este momento no deberían tener implicaciones en el crédito”, dicen.
 

De hecho, los  CDS de bancos como Deutsche Bank se han situado en estos últimos días en niveles de 2011, en plena crisis soberana europea. Con todo, explican que “aunque la expansión de los diferenciales de crédito parecen extremos, la caída palidece con el descenso de los bancos en bolsa, que caen casi un 50% desde los máximos del pasado julio”. 
 
Estos descensos han situado el ratio de precio / valor contable por debajo de 0,5 de media en el sector y en algunos casos como el  de Deustche Bank están en mínimos de 0,4 veces.

precio/ valor en libros


Sobre todo si las razones que están detrás de las caídas no cambian a partir de ahora. Recuerdan en la entidad que la posibilidad de nuevas rebajas en los tipos de interés podría añadir más presión a sus márgenes.
 
Es más, si al final la situación macro se deteriora, tal y como teme el mercados se podría comenzar a apreciar un deterioro de los ratios de capital de las entidades financieras.
 
Pero hasta el momento, y en opinión de los analistas de Barclays, todos los problemas que acarrea el sector no han sido suficientes para causar problemas de solvencia, y es por eso por lo que en la firma reconocen que el repunte de los spreads de la deuda de los bancos los ha cogido por sorpresa.
 
A pesar de ver los retos que tiene la banca europea por delante, los expertos de la firma esperan una recuperación gradual en Europa y creen que tanto las entidades financieras como las instituciones van a ser capaces de calmar a los mercados. Con todo, no dudan que el mercado de bonos de la banca va a seguir volátil y que no son descartables más caídas.
 
¿Cómo posicionarse en el lado de la deuda?
 
Consideran que los movimientos de los CoCos en las últimas semanas han dejado este activo bien posicionado para beneficiarse de una recuperación de la banca, aunque creen que aun así no resulta atractivo.

cocos

En el siguiente gráfico se expone cuáles podrían ser algunas de las emisiones con más interés para los inversores. Entre ellas destaca una del BBVA con vencimiento en 2018. Eso sí, recuerdan que hay que ser cautelosos ante la entidad por su exposición a algunos mercados emergentes y su “relativamente bajo capital CET1”.

bonos favoritos de bancos

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
 El Deutsche Bank es el generador de movimiento de moda y miramos lo que más preocupa de él