El primer banco de Alemania informó este jueves que obtuvo un beneficio neto de 278 millones de euros en el tercer trimestre, a pesar de los costes en litigios, los bajos tipos de interés y el proceso de restructuración de la entidad.

De enero a septiembre acumula un beneficio neto de 488 millones de euros, frente a una pérdida de 4.674 millones en el mismo periodo del año anterior. En el último trimestre los ingresos aumentaron un 2,7%, de 7.300 a 7.500 millones de euros. 
El presidente de Deutsche Bank, John Cryan, dijo en el acto de presentación de resultados que las cifras del tercer trimestre muestran la fortaleza de su negocio operativo y el excelente trabajo de sus empleados.

Cryan dijo que continúan progresando en la transformación de la entidad, aunque la evolución positiva se ha ensombrecido por las negociaciones con las autoridades estadounidenses sobre las sanciones de las titulaciones de hipotecas en Estados Unidos. El presidente aseguró que esto había generado inseguridad y que trabajan duramente para cerrar este asunto lo antes posible.
Los resultados provocaron una reacción alcista en los títulos de Deutsche Bank, que inició la sesión con un gap alcista del 3%, para terminar cerrando con una subida del 0,60% en 13,375 euros. Desde los mínimos anuales de septiembre a cierre de ayer, sus acciones se han revalorizado un 35%.

La semana pasada la entidad superó la línea de directriz bajista que une los máximos decrecientes en gráfico diario. Esta semana ha intentando superar la resistencia situada en 13,40 euros, sin éxito hasta el momento a pesar de que lo ha intentado en 6 ocasiones desde finales de junio.

Si consigue superar la barrera de los 13,40, deberá enfrentarse a su media móvil de 200 sesiones, que pasa en este momento por los 14,20 euros. En este nivel de precios se solapan hasta 3 referencias técnicas de resistencia, la MM 200, una resistencia semanal y el nivel de retroceso 50% Fibonacci del último movimiento tendencial bajista, que se inició a principios de marzo desde máximos anuales.



En el gráfico adjunto de Deutsche Bank, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar dónde están situados los principales niveles de soporte y resistencia. Si la tendencia alcista de corto plazo se mantiene, va superando los niveles de resistencia marcados en el gráfico, y acaba recuperando los niveles de marzo, sus títulos tendrían un potencial alcista del 40% desde su precio actual.