Rafael Ojeda, analista independiente, analiza la volátil situación del mercado actual.


Abengoa se revaloriza más de un 40% en el año, al calor de su Joint venture con EIG para expandirse por EEUU, México y Sudamérica, la desinversión en Abengoa Yield, el plan de desapalancamiento… ¿pero confiaría en Abengoa?
Abengoa es una buena empresa, en la que se puede confiar, pero no a estos precios, pues gran parte del potencial que tenía el valor ya lo ha agotado estos días.

La Joint venture es una buena idea y también las desinversiones en su filial para lograr dinero e invertirlo en los mercados más rentables.

¿Ve positiva la venta de un 11% de su filial Abengoa Yield, a la cual, además, le irá pasando unos 6.000 millones de deuda..?
Hay que ver el negocio en EEUU y si se van cumpliendo los contratos. Este negocio se supone que tiene que ir refinanciándose a sí mismo para pagar la deuda que está generando.

Me parece bien que desinvierta allí para conseguir dinero y entrar en otros mercados, como están haciendo los bancos españoles, que también están desinvirtiendo en banca china, que es tremendamente rentable, para poder entrar en otros mercados.

El 11 de febrero saldrá a cotizar Aena a bolsa, ¿acudiría a la OPV?
No acudiría, pues los fondos de cualquier empresa son finitos y, aunque el negocio de Aena no es malo, no me parece una oportunidad de inversión. Hay que tener en cuenta que sólo saca para minoristas el 9% del capital, por lo que el free float va a ser mínimo y no va a tener mucho poder de decisión.

Ahora me parece que hay cosas más interesantes para entrar, como el sector bancario o empresas relacionadas con las tarjetas de crédito, una vez que se reactive el crédito.

¿Cree que el BCE pondrá en marcha un QE en la próxima reunión del día 22 ó esperará al siguiente encuentro para valorar el resultado de las elecciones de Grecia?
Creo que el BCE va a esperar. Anunciar un QE sin saber si gana Syriza en Grecia, no es adecuado. Con el tema de la negociación de la deuda helena, anunciar un QE ahora me parece una temeridad.

Para la siguiente reunión podría implementar el QE, pero tiene problemas legales. Si se hace, va a ser de una manera muy tenue y que no va a gustar a todos, pues Alemania no quiere este programa y pondrá unas condiciones para hacerlo que lo harán muy light.

Además, si Grecia sale del euro, un QE no será necesario. Yo creo que no saldrá, aunque está entre las posibilidades. De hecho, a Alemania le encantaría que saliera porque le sería más fácil reestructurar su deuda y para los griegos sería mejor porque debilitaría su moneda para ser más competitivos. Aún así, que saliera Grecia de la zona euro sería una catástrofe.

Si Grecia no sale de la zona euro, pero Syriza sí triunfa en las elecciones, ¿podríamos ver quitas de deuda o carencias?
Es muy probable que asistamos a una quita de deuda si sale Syriza.

Por otro lado, se les podría perdonar los intereses, pero no hacer una quita del principal. Se elevaría el vencimiento, pero no habría quitas, ni en la deuda bilateral, ni en la prestada por la Unión Europea.

Por último, podrían flexibilizar las condiciones, como dar un periodo de carencia de los intereses. De hecho, creo que lo más probable es que se alarguen los plazos o incluso se condonen los intereses.

Si Grecia da una garantía absoluta de que va a pagar su deuda, habrá muchos inversores internacionales que comprarán deuda griega, ya que la alemana no paga nada.

Mientras, en EEUU incluso hablan de retrasar la subida de tipos a 2016, ¿sería un poco tarde?
Creo que en el primer semestre de 2015 no subirán tipos porque quieren crecer sin sobrecalentar la economía, pero como la subida de tipos la han vinculado a la caída de la tasa de paro, tendrán que subir los tipos. Por ello, creo que el segundo semestre es el momento más idóneo para subir tipos en EEUU.

El Brent y el Crude Oil cotizan ampliamente por debajo de los 50 dólares por barril… ¿hasta dónde puede caer?
Creo que por debajo de 40 dólares no caerá. Goldman Sachs cree que podría caer hasta los 42 dólares. Por debajo de 40 dólares ya sería un problema muy serio para muchos países, cuando ya lo es para Venezuela y Rusia. De hecho, se ha buscado una penalización a estos países por temas políticos. Rusia tiene el petróleo calculado en los presupuestos anuales en 110 dólares por barril y hablamos de que ahora está en 44 dólares. A Rusia le está costando unos 120.000 millones al año esta caída del petróleo.

Además, ya no es rentable el gas de esquisto y comienza a ser un problema para algunos países de la OPEP.

En cambio, esto beneficia a compañías exportadoras, aerolíneas y a Japón.