Las pensiones es uno de los temas más candentes últimamente en la actualidad económica. La carga que está suponiendo el envejecimiento de la población española para la hucha de las pensiones puede conllevar que la pensión pública sufra progresivas disminuciones en los años venideros.

Según el Índice Mundial de Seguridad en Pensiones 2017, en relación a la eficacia de las políticas de jubilación, nuestro país ocupa el puesto 33 de los 43 analizados, lo que refleja que la situación del sistema dista mucho de ser ideal.

Por su parte, el fondo de reserva español se ha reducido en los últimos años a menos de la mitad, rondando actualmente los 10.000 millones de euros. Al ritmo de bajada actual, se agotará en unos pocos meses, falta saber cuándo habrá una reforma de pensiones que mejore la financiación del sistema.

Esto significa que no solo puede haber problemas con las pensiones futuras, sino que, incluso las pensiones actuales pueden empezar a tener algún tipo de ajustes o recortes si no se toman otras decisiones.  De hecho, esto ya empieza a ser así, ya que el factor de sostenibilidad introduce en el cálculo de las pensiones el factor de equidad intergeneracional (FEI); este factor tiene en cuenta por primera vez la esperanza de vida en el cálculo de la pensión a percibir, lo que implica que se puede cobrar menos pensión al mes para garantizar que se cubran todos los años de vida.  

Es por ese motivo por lo que cada vez parece más necesario planificar con tiempo nuestra jubilación y estructurar un plan de ahorro que nos facilite una serie de comodidades cuando llegue la hora de retirarse del trabajo. El producto estrella para esta finalidad es, sin duda, el Plan de Pensiones. Este producto nos da la posibilidad de elegir entre un amplio catálogo de Planes en función de nuestro perfil, situación personal y económica.

Además, esta época es una de las más atractivas a la hora de realizar aportaciones a nuestros Planes de Pensiones por varios motivos: el primero, aprovechar para realizar las aportaciones antes de que finalice el año y que computen en nuestra declaración de la renta. No debemos olvidar que las aportaciones realizadas al plan de pensiones reducen directamente la base imponible del IRPF, con un límite de 8.000€ anuales. De este modo, las aportaciones tienen un doble efecto que nos llevará a pagar menos IRPF: por un lado disminuyen directamente la base liquidable y, por otro, también podrían reducir el tipo de gravamen aplicable a toda la renta, al ser este progresivo. También hay que ser consciente de que a mayor nivel de ingresos (y, por lo tanto, de tipo de gravamen en la renta), mayor será porcentualmente el ahorro obtenido por las aportaciones a los planes de pensiones.

El otro motivo es aprovechar las promociones que están ofreciendo en esta época las entidades financieras. De esta forma, podemos destacar la oferta que tiene Self Bank en la que puedes conseguir un Cheque Regalo de Amazon.es de hasta 1.800€ por realizar aportaciones, contratar un Plan de Pensiones o traspasar tu plan desde otra entidad a Self Bank.