generica_mercados_native

Desde una perspectiva fundamental y según indicadores de Allianz Global Investors , los datos económicos mundiales han vuelto a mejorar, pero el impulso económico se ha desacelerado recientemente tras una sólida recuperación.

El ánimo de la economía estadounidense parece que se ha calmado, mientras que en la alemana, entre otras, parece que se está formando una ligera depresión veraniega, según el índice de confianza empresarial alemán IFO. Esta depresión se debe a la continua escasez de suministro y a la preocupación por la propagación de la variante delta de la COVID-19, que es más infecciosa.

Por lo tanto, los indicios de haber alcanzado el pico de optimismo económico han aumentado, a pesar del aumento de las tasas de vacunación. Porque, aunque los pronósticos económicos del consenso ya se encuentran en niveles ambiciosos en muchos países, los datos macroeconómicos globales (que siguen mejorando) ya no sorprenden de forma positiva.

En lo que respecta a la dinámica de la inflación, es más probable que se produzca lo contrario. Los indicadores mundiales de inflación, que ya se han acelerado desde principios del año, siguieron aumentando durante el último mes debido a los efectos de base, el aumento de los precios de las materias primas y del transporte, la prolongación de los plazos de entrega, la reducción de las brechas de producción y las crecientes restricciones de la oferta, que se vuelven cada vez más visibles a medida que las economías se abren.

Algunas empresas ya están empezando a advertir de los aumentos de precios, mientras que algunos bancos centrales de los países emergentes han adoptado una postura más restrictiva y han iniciado su ciclo de subidas de tipos de interés (como en Turquía, Brasil y Rusia).

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En otros países como Australia, Canadá o Nueva Zelanda, los bancos centrales anunciaron que seguirán reduciendo sus programas de compra de bonos. Sin embargo, si bien las presiones inflacionarias han aumentado en todas las regiones, muchos bancos centrales han seguido el ejemplo de la Reserva Federal estadounidense (la Fed) de tolerar tasas de inflación más elevadas de forma temporal.

Después de todo, ahora también ha comenzado el debate sobre la reducción de la política monetaria extremadamente flexible de Estados Unidos. Incluso si la dinámica de crecimiento se desacelera, es probable que el crecimiento mundial siga situándose por encima de la tendencia durante el segundo semestre.

La política monetaria y, en parte, la política fiscal seguirán adoptando un posicionamiento típico de las recesiones, por lo que las acciones deberían seguir bien respaldadas hasta finales de año.

Sin embargo, la rentabilidad y la valoración de los activos de riesgo ya han anticipado en gran medida la recuperación económica, por lo que no se puede descartar que una tormenta de verano refresque el clima.

Asignación táctica de acciones y bonos

  • Tras la fuerte recuperación del último año, la economía mundial se encuentra ahora en una fase más madura del ciclo de crecimiento; es decir, los indicios de un inminente pico de optimismo económico han aumentado. Mientras que el impulso económico de China se ha ido desacelerando desde principios de año, se espera que la dinámica de crecimiento de EE. UU. alcance su punto álgido en el segundo trimestre, y en Europa y a escala mundial, en el tercer trimestre.
  • Con la combinación de una sólida recuperación económica y una demanda acumulada, por una parte, y las restricciones de la oferta relacionadas con la pandemia, por otra, están aumentando los indicios de que se produzca una mayor presión sobre los precios, aunque probablemente una parte importante de la dinámica de la inflación sea temporal. La consiguiente incertidumbre en los mercados de renta fija podría continuar, aunque es probable que los rendimientos de la deuda pública estadounidense, por ejemplo, aumenten a lo largo del año con respecto a los niveles actuales.
  • Se mantiene la preocupación de los participantes del mercado por una inflación superior a la prevista seguida de un ajuste precoz de la política monetaria mundial. Por ello, es probable que la recuperación económica se vea afectada y que la volatilidad de los mercados aumente.
  • Si bien la rentabilidad y la valoración de los activos de riesgo ya han anticipado en gran medida la recuperación económica, las perspectivas a medio plazo de la renta variable siguen siendo constructivas, debido también a una sólida dinámica de los beneficios.
  • Las entradas de efectivo en los fondos de renta variable deben continuar a escala mundial, mientras que todavía queda mucha liquidez retenida en los fondos del mercado monetario y de renta fija.