De hecho, la incidencia de padecer neoplasias en pacientes diagnosticados de diabetes es el doble en determinados tumores, como el cáncer de hígado, el de páncreas y el de endometrio. Además, hay un porcentaje de un 20 a un 50% más alto de posibilidades de sufrir cáncer de colon, mama, o vejiga para aquellas personas que son diabéticas.

Así lo explica el doctor Joseba Rebollo, especialista del Servicio de Oncología Médica del Hospital Quironsalud Torrevieja y Alicante, quien recuerda que esto puede ser debido a que una función importante del páncreas es la de producir insulina, una hormona que controla la cantidad de azúcar en la sangre.

Según precisa, en la diabetes tipo 1, el sistema inmune ataca y destruye las células que elaboran insulina en el páncreas; mientras que en la diabetes tipo 2, el cuerpo no usa de manera adecuada la insulina que produce.

"Hace años se observó que los pacientes con cáncer de páncreas tenían niveles elevados de azúcar en sangre, un promedio de tres años antes de la aparición del cáncer", puntualiza. Igualmente, dice que se comprobó que los pacientes que superaban los 125 mg/dl de azúcar en la sangre presentaban tumores de mayor tamaño.

Para analizar esta relación en más detalle se desarrolló el algoritmo ‘END-PAC’, según prosigue, y mediante un sistema de puntos aplicado a los pacientes con diabetes, se estudió el cambio de peso, el nivel de azúcar en sangre, y la edad en que comenzó la diabetes. “Se observó que obtenían una puntuación superior a 3, lo que suponía un incremento de 3,6 veces la incidencia de cáncer a los tres años siguientes de la aparición de la diabetes, en comparación con la población de la misma edad sin diabetes", detalla el doctor.

Factores de riesgo comunes

Asimismo, las células tumorales dependen más de la glucosa de la sangre, como fuente de energía, respecto a las células sanas, al tiempo que es conocido que existen ciertos factores proinflamatorios con una función de desarrollo y de avance de los tumores en las personas con diabetes. Además, subraya que, a nivel molecular, "ciertos receptores moleculares de insulina tienen la capacidad de desarrollar células cancerosas y el avance de la metástasis".

Por otro lado, el especialista de Quirónsalud Torrevieja y Alicante mantiene que el tratamiento médico convencional con Metformina, que se usa para la diabetes, disminuye el riesgo y el fallecimiento a causa del cáncer, según se observa en las investigaciones.

Asimismo, destaca que la probabilidad de padecer cáncer y diabetes se incrementa con los siguientes factores:

  • La edad: cuantos más años tiene una persona, mayor es el riesgo de desarrollar tanto diabetes como cáncer.
  • El sobrepeso: se presentan más posibilidades de desarrollar diabetes y cáncer con un Índice de Masa Corporal o IMC mayor o igual a 30.
  • La alimentación: puede ser una aliada para la salud; por eso es recomendable incluir menos carne roja y abundantes piezas de fruta, así como verdura y cereales en nuestra dieta
  • Tener en cuenta que la adicción a fumar no solo puede influir en ciertos cánceres sino también en la diabetes, por lo que es totalmente recomendable dejar el tabaco.
  • El consumo frecuente de bebidas alcohólicas puede ser muy negativo para la salud, e incluso puede causar algún tipo de diabetes y determinados cánceres.
  • ¡Atención al sedentarismo! Es muy importante mantenerse activo físicamente y es aconsejable realizar ejercicio de forma moderada, unas cinco veces por semana, puesto que disminuye el riesgo de padecer estas enfermedades entre un 25 y un 35%, especialmente los tumores que se originan en la mama, en el colon y en el endometrio.

Prevenir ambas enfermedades

Estrategias de Inversión

En última instancia, el doctor Rebollo destaca que la diabetes es una enfermedad “crónica y grave” que incrementa también la incidencia de patologías cardiacas, vasculares, renales, oftalmológicas e incluso puede ser causa de muerte precoz. Es más, resalta que, una vez diagnosticada, "muchas son las dudas que les surgen a los pacientes, entre ellas la de la posibilidad de padecer un tumor relacionado con el páncreas a largo plazo".

Con ello, insiste en que existen varios factores que pueden causar este tumor en el páncreas, como la genética, pertenecer al sexo masculino, fumar y padecer obesidad, pancreatitis crónica y bien cirrosis: “A excepción de la genética, estos factores se relacionan con un determinado estilo de vida, como la alta ingesta calórica, una dieta inapropiada, el consumo frecuente y abusivo del alcohol, el consumo de tabaco, llevar una vida sedentaria y, otro factor a tener en cuenta, la obesidad".

Por eso, tanto para prevenir la diabetes como el cáncer de páncreas es importante introducir hábitos más convenientes para la salud, por ejemplo, mantener una adecuada alimentación, controlar el peso, realizar ejercicio moderado con regularidad, dejar de fumar y no beber alcohol. "De esta manera los pacientes con diabetes tipo 2 que consiguen controlar los niveles de azúcar por medios naturales, también consiguen que la incidencia de cáncer de páncreas sea similar a la de personas de su edad sin diabetes", concluye el especialista.