Rodolfo Carpintier explica el concepto de internet aplicado a las pymes, que hace que funcionen de forma diferente. Tener una página web no sirve para nada si no tiene objetivos definidos previamente. ¿Por qué tienes página web? La respuesta no debe ser "porque hay que tenerla, todo el mundo la tiene"
 
 Rodolfo Carpintier, presidente de DaD , incubadora de negocios de Internet, explica en la conferencia "Ideas for Business" las claves para transformar las pymes en empresas del siglo XXI.

En su opinión, las pymes (sobre todo las pequeñas, más que las medianas) deben saltar al siglo XXI para generar entre 2 y 3 millones de puestos de trabajos. El concepto de internet aplicado a las pymes hacen que funcionen de forma diferente. Tener una página web no sirve para nada si no la utilizamos, ni la creamos para cumplir unos fines y uno objetivos. ¿Cuál era el objetivo de la web cuando fue creada? Una respuesta muy frecuente es "Nada, tenerla porque había que tenerla".  

 
 
Para cambiar algo, lo primero que hay que tener es un proyecto que ilusione, aprobado y apoyado por la dirección, con un presupueto acorde a lo que se quiere lograr. "O te duele o no funciona". Si te vas gastar 150.000 en una web puede parecer una barbaridad, pero si lo planteas como alternativa a abrir una tienda física (que vale 150.000€) y amortizado en la mitad de tiempo igual resulta una buena inversión. En el ejemplo que plantea en el video, la tienda virutal debería tener sus objetivos y dotarla de medios acorde a lo que se dedica a las tiendas físicas.
 
Pero para afrontar este reto es importante tener muy buenos profesionales, y normalmente jóvenes, para implementar "conceptos nuevos". Hay que estar abiertos a la imaginación. Lo importante es saber cuáles son nuetras fortalezas y aplicarlas al mundo online como haríamos a lo físico.
 
La parte más difícil es hacer que la gente nueva se integre con la gente existente. El propietario tiene que creer en la idea e integrar a la gente de marketing "tradicional" con los expertos de internet. El proyecto debe involucrar a todo el mundo. Sólo funciona si toda la empresa está implicada.
 
Un error es pensa que esto de internet es, sobre todo, para las empresas con productos/servicios digitales, o que los servicios son más fáciles de llevar a la red que si fabrico un producto. En este momento, muchos productos se están convirtiendo en servicios, por ejemplo, un fabricante de paraguas ¿cómo sería un negocio de paraguas en el siglo XXI? Posiblemente sería un modelo de moda y bajo un pequeño pago mensual disfrutamos de 1 paraguas por temporada, con gente en la red creando tendencia, de tal forma que en vez de de dedicarme a fabricar paraguas me dedico a crear tendencias de moda alrededor del paraguas.
 
Esto se puede hacer con cualquier producto físico, tiene que ver con lo que denomina Carpintier  "envoltorios digitales" y que lo considera clave en el desarrollo de un negocio online. "Un negocio físico debe encontrar su envoltorio digital para que nos permita crear el servicio digital correspondiente".