El Henderson Horizon Pan European Alpha es un fondo “long-short” de renta variable europea que busca una revalorización del capital a largo plazo, en relación con el índice de referencia, mediante la inversión en valores europeos. De esta forma, y aprovechando al máximo las posibilidades de la normativa UCITS III dentro de la cual se encuentra, el fondo combina un enfoque de hedge fund con la estrategia de construcción de carteras long-only con el objetivo de generar un alfa adicional. 
Con todo, no puede vender acciones a corto en el sentido aplicado a la inversión alternativa, pero emplea CFDs (contratos por diferencias) para crear posiciones cortas. No tiene limitaciones geográficas dentro de Europa y a día de hoy sus principales posiciones son: sector financiero (11,1%), consumo de primera necesidad (11,0%) y consumo discrecional (10,8%). Lanzado en 2006 y denominado en euros, el fondo está gestionado por Paul Casson que cuenta con más de 12 años de experiencia en el sector.

El proceso de inversión, por su parte, implica la búsqueda del crecimiento de flujos de caja a un precio razonable. Para conseguirlo, y teniendo en cuenta el ambiente económico actual, Casson pone cada vez mayor énfasis en compañías capaces de “ayudarse a si mismas”, aquellas cuyos beneficios no dependen del crecimiento económico global. En efecto, el gestor considera que una cartera agresiva de valores cuidadosamente seleccionados puede ofrecer un resultado extraordinario en el largo plazo. Es más, cree que el análisis fundamental de las empresas puede dirigir las decisiones de inversión, tanto positivas como negativas, que van en contra de la opinión generalizada del mercado y puede además generar cantidades significativas de alfa. 

Cuando se trata de seleccionar valores para la porción long de la cartera, el gestor trata de entender las perspectivas a largo plazo para cada negocio e intenta calcular si la posición competitiva de la empresa es lo suficientemente fuerte para mantener importantes rentabilidades. Por el contrario, para las posiciones cortas, Casson emplea una disciplina diferente. Estas son tomadas en primer momento para beneficiarse de algún hecho negativo, como un esperado profit warning, que tendrá lugar en un futuro cercano y que causará una caída destacada en el precio de las acciones de la compañía.

En cuanto a la composición de la cartera, esta suele contar con unas 50 posiciones: unas 30 largas y aproximadamente unas 20 cortas. En esta misma línea, la rotación típica del “long book” oscila entre 30-40% anual y la del “short book” varía entre el 90-160%. Asimismo, el rango absoluto de exposición es del 0%-150% (el fondo no puede quedarse con una posición neta corta), siendo su rango típico del 40-120%.

“La velocidad del rally ha provocado cierto nerviosismo sobre su sostenibilidad. Sin embargo, es cierto que numerosos datos están dando señales que indican una mejora en la confianza. Este mercado alcista y contradictorio nos está dando la oportunidad de ser activos tanto en las posiciones long como en las short, un aspecto del nuevo ambiente que acogemos con agrado”, comenta el gestor.