El mercado no quiere caer y coge fuerzas conforme se van solucionando las incertidumbres políticas. Es momento de entrar si se invierte con un horizonte de medio y largo plazo, pues este año la bolsa tiene todo el terreno preparado para subir.


Los resultados empresariales están siendo mejores y la tendencia de futuro es positiva, pues se siguen revisando al alza las estimaciones. Este es el primer año que, además de cumplir, se están revisando las cuentas de las empresas europeas por la parte alta.

El viento de cola son los temas políticos, fundamentalmente el tema de Francia, pues parece que se disipa la idea de que Le Pen venza y haya una discusión sobre la salida de Francia del euro.

Nadie esperaba que Draghi cambiara el discurso ayer y lo mantuvo, aunque creo que en cada reunión vamos a oír más voces a favor de que se acerque el final de los planes de estímulo.

A la espera de la primera estimación del dato de PIB del primer trimestre de EEUU que se conocerá hoy, hay que decir que en este periodo la economía de EEUU siempre se debilita, además, tienen un entorno de incertidumbre legislativa en cuando a ver si pasan las medidas fiscales por el Congreso. Pero creo que un dato de 2,8% de PIB dará tranquilidad al mercado.

Entre tanto, en Wall Street las valoraciones son altas, aunque llevan altas años, pues los beneficios empresariales cumplen y es una economía que lleva creciendo muchos años. Por eso la gente está dispuesta a pagar primas por las acciones.

Declaraciones a Radio Intereconomía