El laboratorio británico AstraZeneca contabilizó un beneficio neto de 388 millones de dólares (367 millones de euros) en el conjunto del primer trimestre de 2022, lo que supone una caída del 75% en comparación con el mismo periodo del año, según ha informado este viernes la empresa.

Los ingresos crecieron un 56% frente a un año antes, hasta 11.390 millones de dólares (10.832 millones de euros). Por segmentos de negocio, la división de oncología avanzó un 14%, hasta 3.388 millones (3.222 millones de euros), mientras que los medicamentos para enfermedades cardiovasculares, renales y metabólicas alcanzaron una cifra de negocios de 2.207 millones (2.099 millones de euros), un 14% más.

Las ventas de productos para tratar trastornos respiratorios y del sistema inmunológico se contrajeron un 2%, hasta 1.509 millones (1.435 millones de euros), al tiempo que la rama de vacunas y terapias inmunes multiplicó por cinco sus ingresos, hasta 1.757 millones (1.671 millones de euros). El segmento de enfermedades raras experimentó un avance del 3%, hasta 1.694 millones de dólares (1.611 millones de euros).

Las ventas de Vaxzevria durante el trimestre, el nombre comercial que recibe la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por AstraZeneca, se multiplicaron por cuatro, hasta 1.089 millones (1.036 millones de euros).

De esta forma, el abultado descenso de los beneficios netos se corresponde con un incremento más acelerado de los costes. En el trimestre, los costes asociados a las ventas aumentaron un 88%, hasta 3.511 millones de dólares (3.339 millones de euros), mientras que los gastos generales y administrativos se dispararon un 65%, hasta 4.840 millones (4.603 millones de euros). La partida de investigación y desarrollo (I+D) creció un 24%, hasta 2.133 millones (2.028 millones de euros).

Así, el resultado operativo de la firma en el trimestre experimentó un descenso del 54%, hasta alcanzar los 878 millones de dólares (835 millones de euros).