Credit Suisse ha elevado el precio objetivo de BBVA de 5,20 euros a 5,4 euros y ha mantenido su valoración en 'neutral' después de que la entidad española presentase ayer sus resultados en 2021, cuando el banco ganó 4.653 millones de euros en 2021, una cifra 3,6 veces superior a los 1.305 millones de euros logrados en 2020.

Los analistas de la firma valoran de forma positiva el tono optimista de la entidad sobre la perspectiva de ingresos básicos y la "fuerte recuperación" en los volúmenes y márgenes en México.

Sin embargo, Credit Suisse recorta sus estimaciones del beneficio antes de impuestos para 2022 y 2023 entre un 1% y un 4%, al incorporar en sus valoraciones las presiones inflacionistas que pueden impactar sobre los costes de los mercados emergentes en los que BBVA está presente.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Asimismo, incluyen en su calificación de 'neutral' la previsión de un 'pay-out' mayor del 40% y un programa adicional de recompra de acciones del 10% para el periodo 2022-2023.

Si se tiene en cuenta la compra de la participación que BBVA no posee en el banco turco Garanti así como la finalización de la recompra de acciones por valor de 3.500 millones ya iniciada por la entidad, Credit Suisse estima una ratio CET1 para el banco de 12,48% en 2022, lo que supondría seguir por encima del objetivo marcado por la dirección del banco de 11,5%-12%.

Asimismo, valora de forma positiva el nuevo objetivo del banco de alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios (RoTE, por sus siglas en inglés) del 14%, así como sus esfuerzos por continuar reduciendo costes en España.

"Somos prudentes ante el aumento de la inflación en la principales geografías del banco, ya que implica un riesgo a la baja en los costes, y por la mayor exposición del banco a la volatilidad en el tipo de cambio en Turquía", agrega el análisis.

Así, entre los potenciales riesgos, la firma señala una recuperación "más lenta" de lo esperado de los ingresos en México y las fluctuaciones en el tipo de cambio en Turquía, un país por el que el grupo bancario está apostando y aumentando su dependencia.