El mercado americano abre sin rumbo fijo y con el S&P 500 caminando sobre la delgada línea roja de los 2.200 puntos. Se aprecia la cautela de los inversores, que esperan el dato clave de la economía estadounidense -empleo mensual- que llegará el viernes y será el último antes de la decisión de la Fed. Mientras tanto, el dólar muestra fortaleza contra el euro, cambiándose en mínimos anuales en 1,05 unidades. Además, el petróleo ligero cae de forma destacable hasta los 45,59 dólares en vísperas de la reunión de la OPEP.