La empresa ha arrancado el año con un ebitda de 13 millones de euros, lo que supone un 67,9% más que en el mismo periodo del año pasado, alcanzando un margen del 10%, según los resultados presentados. 

En un entorno de mercado aún débil, Tubacex ha conseguido en el primer trimestre del año un beneficio neto de 2,8 millones de euros. Asimismo, sus ventas han ascendido a 131,3 millones de euros, un 8,2% por encima del primer trimestre de 2016. Estos resultados han sido posibles gracias al posicionamiento de Tubacex en productos de alto valor añadido y el reforzamiento comercial en áreas de mayor crecimiento, lo que ha permitido acceder a proyectos de gran volumen cuya reactivación ha permitido compensar la situación de debilidad del mercado.

Según Jesús Esmorís, CEO de Tubacex, “el buen posicionamiento en productos de alto valor tecnológico nos permite presentar estos buenos resultados, que se corresponden con los importantes pedidos de producto Premium que logramos el año pasado”.

Cabe destacar que el capital circulante ascendió a 206,9 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone el 41,1% de las ventas y un incremento de 23,7 millones de euros con respecto al cierre de 2016. Este aumento se debe al incremento de actividad de productos Premium en las plantas de España y Austria y al desarrollo de Tubacex Service Solutions, el mayor distribuidor del mundo de tubos y accesorios en acero inoxidable.

Para TUBACEX incrementar su presencia en los mercados donde se esperan mayores crecimientos de demanda ha sido y sigue siendo un aspecto prioritario, por lo que ha apostado por fortalecer su presencia en Asia, que actualmente representa el 60% de las ventas del Grupo.

El ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA ha sido de 5,7x debido a la adquisición e integración de dos compañías estratégicas en 2015 y a un EBITDA muy afectado por la debilidad del mercado. La previsión de la empresa es reducir el ratio y conseguir el objetivo estratégico de 3x a mediados del año que viene. Cabe recordar, que la solidez financiera del Grupo permite garantizar que podrá hacer frente a los vencimientos de deuda de los próximos 3-4 años, incluso en el peor de los escenarios.

Sobre la previsión para el resto del año, con la estabilización del precio del petróleo y la activación de numerosos proyectos, el buen posicionamiento de Tubacex está permitiendo ofertar pedidos de gran magnitud. Esmorís afirma que “esperamos un año bueno en captación de pedidos especialmente a partir del segundo semestre y una recuperación significativa a partir de 2018”.