Estamos a la espera de conocer algunas variables pero no esperamos que haya un cambio sustancial del escenario. Mayo será bueno si continúan determinadas condiciones como: dinero, energía y euro baratos. 

Además tenemos la atención puesta en Grecia. En principio, la próxima semana sería el límite para llegar a un acuerdo pero “todo lo que venga de Grecia es aplazable”, explica Ofelia Marín Lozano, de 1962 Capital Sicav.

En declaraciones a Radio intereconomia, esta experta reconoce poner el foto en valores grandes, diversificados y, en definitiva, en compañías longevas que sean capaces de generar beneficios aun con los problemas que hemos visto a nivel mundial. Además, buscamos valores con rentabilidad por dividendo elevada, como Axa o Allianz. Compañías que tienen un dividendo predecible y recurrente. Además, hay otros valores que presentan un dividendo elevado pero el motivo de inversión es la caída del precio “que los ha dejado a niveles atractivos, como RWE y E.On”.

Por último, aprovecharíamos la coyuntura actual para estar presentes en el sector petrolero “donde han caído mucho las cotizaciones pero no los resultados”. Se vio en Total – donde la división de refino y márketing multiplicó su margen, lo que le permitió un resultado decente – y nos quedaríamos con Eni o Repsol”.

Sobre las próximas salidas a bolsa, como la de Tango y Cellnex, son dos compañías que están en una buena etapa de expansión de resultados, los ratios son altos pero es cierto que, si se cumplen las cifras estimadas, serán valores atractivos. Es significativo el caso de Talgo, que tiene resultados asegurados en los próximos 2-3 años, serán elevados “pero más a futuro, es imposible predecir en qué momento se estabilizará la compañía en ausencia de los contratos que tiene ahora mismo”.

Valores que mejor se han comportado desde 2007. ¿Cree que los últimos serán los primeros? No necesariamente, depende de hacia dónde vayan sus beneficios. “El valor de cualquier compañía lo determina el punto hacia el que vayan sus beneficios. En el caso de las energéticas, son muy dependientes de regulación. Las compañías vencedoras están en sectores que tienen estrategias ganadoras, como Grifols”.