 Shell abonará 4.400 millones de dólares en efectivo y asume otros 2.253 millones de dólares en compromisos financieros (1.756 millones de dólares) y deuda (497 millones de dólares en sociedades no consolidadas).

 El acuerdo, que generará una plusvalía antes de impuestos para Repsol de 3.500 millones de dólares, incluye los activos de GNL en Trinidad y Tobago (Atlantic LNG), Perú LNG y Bahía de Bizkaia Electricidad (BBE), junto con los contratos de comercialización de GNL y los contratos de fletamento de los buques.

 Con esta operación Repsol supera el compromiso de desinversiones contemplado en su Plan Estratégico para el período 2012-2016.

 La operación fortalece significativamente el balance y la liquidez de Repsol, y reduce en más de la mitad su deuda neta (ex Gas Natural Fenosa), hasta los 2.200 millones de euros.
 Repsol y Shell han sellado, además, un acuerdo por el que ésta última suministrará gas natural licuado durante 10 años a la planta de regasificación de Canaport (Canadá), que se mantiene dentro del grupo Repsol.

 Con los ingresos provenientes de la operación, Repsol potenciará el crecimiento orgánico de su área de Upstream, en la que está desarrollando con éxito una intensa actividad exploratoria durante los últimos años.

Repsol ha alcanzado un acuerdo con Shell para la venta de activos de GNL (Gas Natural Licuado) por 6.653 millones de dólares, en el que se incluyen las participaciones minoritarias en Atlantic LNG (Trinidad y Tobago), Perú LNG y Bahía de Bizkaia Electricidad (BBE), junto con los contratos de comercialización de GNL y de fletamento de los buques metaneros, con sus créditos y deuda vinculados.

Sin contar la deuda vinculada ni los créditos asociados, el equity value de los activos objeto de la transacción asciende a 4.400 millones de dólares, con una plusvalía antes de impuestos para Repsol de 3.500 millones de dólares.
El proceso de venta de los activos de GNL de Repsol despertó gran interés en el mercado, que se concretó en más de una docena de ofertas provenientes de operadores internacionales y se formalizó finalmente con Shell, uno de los grandes grupos de referencia mundial.
Con ello, Repsol fortalece su balance y posición financiera, avanzando en el objetivo de reforzar sus ratings, y reduce en más de la mitad la deuda neta de la compañía (ex Gas Natural Fenosa), hasta los 2.200 millones de euros.
Con esta operación, Repsol alcanza en un año un volumen de desinversiones de más de 5.000 millones de euros, por encima de los objetivos fijados en su Plan Estratégico, que contempla para el período 2012-2016 unas desinversiones de entre 4.000 y 4.500 millones de euros.

Junto con la venta de activos, Repsol y Shell han formalizado un acuerdo por el que esta última suministrará gas natural licuado a la planta de regasificación de Repsol en el complejo Canaport (Canadá) durante los próximos 10 años, por un volumen total aproximado de 1 millón de toneladas. El complejo norteamericano quedó fuera de la transacción porque los actuales niveles de bajos precios del gas en Estados Unidos impiden una valoración adecuada a la importancia del activo a medio y largo plazo. Repsol analizará todas las opciones operacionales, financieras y estratégicas para su planta Canaport.
Precisamente, en aplicación de criterios de máxima prudencia financiera, Repsol ajustará la valoración de los activos norteamericanos en sus libros, registrando una provisión neta de 1.300 millones de dólares, como consecuencia de la transmisión de los activos objeto de la transacción.

Con los ingresos provenientes de la venta de activos de GNL, Repsol reforzará el crecimiento orgánico de su área de Upstream, en la que, tras la transformación del Downstream, la compañía viene desarrollando con éxito una intensa actividad exploratoria durante los últimos años. De hecho, en los países en los que Repsol ha vendido sus activos de GNL, la compañía mantendrá una importante actividad en exploración y producción.

Concretamente, en Perú, donde Repsol focaliza una de sus mayores apuestas estratégicas, la compañía acaba de realizar un importante descubrimiento, denominado Sagari y ubicado en el bloque 57, con unas estimaciones preliminares de recursos de hasta 2 TCF (trillones de pies cúbicos en sus siglas en inglés) de gas. Este hallazgo refuerza el potencial de esta zona de Perú, donde también se ubica el campo Kinteroni, descubierto por Repsol, uno de los cinco mayores descubrimientos del mundo en 2008. Kinteroni se encuentra en una fase de desarrollo acelerado para su puesta en producción durante este año.

En Trinidad y Tobago, Repsol mantiene un volumen significativo de producción de hidrocarburos y está realizando nuevas perforaciones. La compañía participa en siete bloques y cuenta con opciones favorables para la obtención de nuevas licencias.
Repsol y Shell se proponen cerrar el acuerdo antes de finalizar el ejercicio actual, tras la obtención de las autorizaciones necesarias y el cumplimiento de las condiciones pactadas. Repsol seguirá operando los activos objeto de la venta hasta el cierre del acuerdo.
Goldman Sachs y Linklaters han actuado en la transacción como asesores financiero y legal, respectivamente, exclusivos para Repsol.

Este documento no constituye una oferta o invitación para adquirir o suscribir acciones de Repsol, S.A. ("Repsol"), de acuerdo con lo establecido en la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores y en su normativa de desarrollo. Asimismo, este documento no constituye una oferta de compra, de venta o de canje ni una solicitud de una oferta de compra, de venta o de canje de títulos valores en ninguna otra jurisdicción.

Los recursos mencionados no constituyen a la fecha reservas probadas y serán reconocidos bajo dicho concepto cuando cumplan con los criterios formales exigidos por la U.S. Securities and Exchange Commission ("SEC").
Este documento contiene información y afirmaciones o declaraciones que constituyen estimaciones o proyecciones de futuro sobre Repsol.

Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir declaraciones sobre planes, objetivos y expectativas actuales, incluyendo declaraciones en relación con tendencias que afecten a la situación financiera de Repsol, ratios financieros, resultados operativos, negocios, estrategia, concentración geográfica, volúmenes de producción y reservas, gastos de capital, ahorros de costes, inversiones y políticas de dividendos. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir también asunciones sobre futuras condiciones de tipo económico o de cualquier otro tipo, tales como los futuros precios del crudo u otros precios, márgenes de refino o marketing y tipos de cambio. Las estimaciones o proyecciones de futuro se identifican generalmente por el uso de términos como "espera", "anticipa", "pronostica", "cree", "estima", "aprecia" y expresiones similares. Dichas declaraciones no constituyen garantías de un futuro cumplimiento, precios, márgenes, tipos de cambio o de cualquier otro suceso, y se encuentran sujetas a riesgos significativos, incertidumbres, cambios y otros factores que pueden estar fuera del control de Repsol o que pueden ser difíciles de prever. Entre tales riesgos e incertidumbres están aquellos factores y circunstancias identificadas en los documentos registrados por Repsol y sus filiales en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España, en la Comisión Nacional de Valores en Argentina, en la SEC y en el resto de autoridades supervisoras de los mercados en los que se negocian los valores emitidos por Repsol y/o sus filiales.

Salvo en la medida que lo requiera la ley aplicable, Repsol no asume ninguna obligación -aun cuando se publiquen nuevos datos o se produzcan nuevos hechos- de informar públicamente de la actualización o revisión de estas manifestaciones de futuro.
La información incluida en este documento no ha sido verificada ni revisada por los auditores externos de Repsol.