La entidad valora positivamente el esfuerzo realizado por los banco españoles en materia de provisiones y señala que los mercados ya descontaban esta decisión.

Tras la decisión de la jueza de lo mercantil Carmen González Suárez, los bancos se verían obligados a abonar a sus clientes el importe cobrado a sus clientes con la aplicación de las cláusulas suelo desde el 9 mayo de 2013.
Como efectos más destacados, Mirabaud resalta dos. Por una parte, los bancos sufrirán una importante reducción en sus ingresos por operaciones financieras en el futuro, ya que actualmente el Euribor (tipo al que están referenciados la gran mayoría de las hipotecas) se encuentra en terreno negativo y, por otro, el esfuerzo de abonar a los clientes las cantidades cobradas desde el 9 de mayo de 2013.

Sin embargo, desde Mirabaud consideran que las provisiones realizadas por los bancos durante estos últimos años son suficientes para hacer frente a las devoluciones  a las que se tienen que enfrentar. De entre las grandes entidades, tan solo Liberbank no ha provisionado la cantidad total requerida para hacer frente al abono de las cantidades cobradas desde mayo de 2013 (han provisionado 84 millones de euros de los 120 millones que se le exigirían).

Además, en el caso de Caixabank y Bankia, que previamente han decidido eliminar las cláusulas suelo, con un impacto que se ha hecho notar en los resultados de 2015.

Por último, señalan que los mercados ya descontaban un panorama en el que finalmente los juzgados anulasen las cláusulas suelo, por lo que esta decisión no tendrá reflejo sobre su cotización. De hecho, cabe destacar que las entidades financieras son las que registran un mayor avance en la sesión de hoy, con incrementos superiores al 2%.