Merlín pretende aumentar sus activos durante este año en Barcelona y Lisboa, ya que los considera como uno de los “mercados más interesantes”.
 
La compañía pondrá su foco en oficinas, tiendas, centros comerciales y centros logísticos, disminuyendo sus operaciones en hoteles, que no son de su interés estratégico. No obstante, la compañía ha procedido a la venta de 19 hoteles por un valor de 535 millones de euros a la francesa Foncèire des Regions, aunque todavía cuenta con varios hoteles en su cartera, como Costa Ballena Cádiz, Carrís en La Coruña y el Eurostars de Madrid. Además reducirá así el peso que está poniendo la cartera de la compañía en la capital madrileña. Los fondos obtenidos los dedicará a disminuir “unos puntos” su apalancamiento y a la financiación de nuevas inversiones, informa el diario Expansión.

Ismael Clemente, consejero delegado de la Socimi, ha explicado que poseen una cartera de activos inmobiliarios “valorada en más de 6.000 millones de euros, compuesta, entre otros, por 921 locales comerciales, 45 edificios de oficinas y seis centros comerciales, 45 edificios de oficinas y seis centros comerciales”. Además cuentan con más de 2 millones de metros cuadrados en alquiler que les ofrece más de 300 millones de euros en rentas brutas por año.

Por otro lado, Merlín sigue negociando con Acciona una posible fusión de sus filiales, Testa Residencial y Acciona Real Estate. Esta operación está valorada en 350 millones de euros y se llevará a cabo cuando los accionistas de las compañías- Santander, BBVA y Popular- lleven a cabo el traspaso de un paquete de 3.300 viviendas. La empresa prevé duplicar su tamaño con esta operación, según ha informado Europa Press.