Creemos que el argumento básico es que China no es Grecia. Durante todo el proceso griego mantuvimos exposición y seguimos diciendo que Grecia no saldría del euro pero China es otro asunto, es un 15% del PIB mundial, solo por detrás de EEUU. España es el 1,6% y Grecia es el 0,3%, con lo que tiene una triple burbuja: de crédito, inmobiliario y de bolsa. 

Me temo que hoy podemos estar ante el rebote del gato muerto pues tenemos todavía inestabilidad en varios frentes y no identificamos ningún otro factor positivo que pueda contrarrestar esto.

¿Dónde puede estar el suelo de los mercados? La economía global está cada vez más “asiatizada”, la toma de decisiones a nivel mundial está en Asia Pacífico. Europa al fin y al cabo es un apéndice de Asia si uno lo mira. Pero aparte de lo anecdótico no es posible que las bolsas mundiales lo hagan bien si no funciona bien Asia. Es lo que estamos viendo. Una coyuntura rompedora pues es un momento en que el crecimiento de los emergentes no era sostenible, que las burbujas que se habían creado tienen que ajustarse y la aceptación, por parte de la economía global, de que Asia tiene una influencia muy potente.

El segundo aspecto que me llama la atención es cómo se cambia de opinión respecto a la subida de tipos de la FED. Es obvio que el primer movimiento del banco central será subir tipos, seguimos pensando que lo hará más tarde de lo que la gente piensa. Al final con el asunto de China, la realidad es que tendrán que subir tipos más tarde de lo que ellos mismos quieren. Pero hay que tener en cuenta que un banco central sube tipos cuando tiene economía recalentada o problema de inflación. Y hoy no tiene ninguno de los dos problemas.

Declaraciones a Radio Intereconomia