Las emisiones en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) han superado ya los 1.000 millones de euros tras las admisiones a cotización realizadas en esta semana. 

MARF se inauguró en octubre de 2013 con el objetivo de facilitar el acceso a la financiación de las empresas de mediano y pequeño tamaño mediante la emisión de instrumentos de renta fija en los mercados de capitales. En estos 21 meses el mercado ha incorporado a cotización las emisiones de pagarés, bonos y bonos de proyecto de 15 compañías que han emitido individualmente y 33 empresas que se han financiado vía la titulización de sus derechos de crédito y facturas en bonos de titulización.

Esta financiación obtenida a través del mercado alternativo se ha canalizado mediante emisiones de distinta naturaleza y en distintos plazos. En emisiones a medio y largo plazo, con vencimientos que oscilaron entre 5 y 26 años, las compañías emisoras han obtenido un volumen de 651,5 millones de euros, de los que 390 millones de euros son bonos simples, (secured o unsecured), 30 millones son bonos de titulización y 231,5 millones se han financiado en bonos de proyecto.

A través de pagarés, es decir, mediante emisiones de corto plazo - entre 3 meses y 2 años- las empresas han obtenido en el MARF un volumen total de 369,5 millones de euros, con cinco programas de emisión que de forma agregada disponen de un saldo vivo máximo total de 420 millones de euros.

“La trayectoria de este mercado seguirá marcada por la innovación y la diversificación de las fórmulas que ofrece a los emisores en cuanto a plazos de vencimiento e instrumentos de financiación -pagarés, bonos simples, bonos de titulización o bonos de proyecto-, con el objetivo de seguir siendo una alternativa real para las empresas en el acceso a nuevas fuentes de financiación”, ha manifestado Gonzalo Gómez Retuerto, director gerente del MARF.